10 ACTIVIDADES PARA HACER CON LOS NIÑOS ESTE VERANO

El verano es muy largo, son casi 3 meses de vacaciones, por lo que conviene organizarles actividades acordes con su edad para que no se aburran ni nos aburran a los padres, abuelos o cuidadores. Si tu hijo está en casa y quieres que pase un verano entretenido, echa un vistazo a estas ideas: 10 actividades para hacer con niños este verano.

1- Televisión en inglés. Aprovecha para ponerles a tus hijos películas, dibujos o documentales, siempre acorde con su edad, en inglés. Es un buen momento para que sigan en contacto con esta lengua. Si desde pequeños les acostumbramos a que los dibujos se ven en inglés, será mucho más fácil que se adapten y no se quejarán. Está claro que pegarse horas y horas delante de la televisión no es bueno, pero un rato al día está bien. Hay muchos dibujos y programas educativos, con los que los niños pueden aprender y es un buen momento para que los padres o cuidadores puedan hacer otras cosas.

2- Acudir a la biblioteca. En todos los barrios hay una biblioteca, y seguramente tendrá una sección de libros infantiles. El verano, con tanto tiempo libre, es un buen momento para que los pequeños adquieran el hábito de la lectura y no hace falta comprarles un libro, simplemente tienes que llevarles a la biblioteca, que miren algunos y elijan el que más les apetezca. Convertir la visita a la biblioteca en cita obligada 1 día a la semana es sencillo, barato y muy instructivo.

3- Dedicar un rato a la lectura en casa. Bien con el libro que hemos cogido en la biblioteca o bien con algún cuento que le hayáis regalado, dedicar un rato al día a la lectura es necesario con todos los niños, incluso con los más pequeños. Y no tiene por qué ser solo el rato antes de irse a dormir. En verano podéis aprovechar también por ejemplo un rato por las mañanas. Recuerda siempre elegir un libro acorde con la edad del niño y tras leerlo, bien el niño solo cuando ya tenga edad para hacerlo, o bien contigo, hazle preguntas sobre lo que ha leído.

4- Juega con ellos. Puzzles, juegos de memoria, el parchís, juegos de cartas… No es que tengas que jugar siempre con tus hijos, los niños también deben aprender a jugar solos, pero está bien que hagas con ellos un puzzle, eches una partida al clásico parchís, a los juegos de memoria, etc. Dedica un ratito del día a jugar con tu peque y tanto él como tú os sentiréis genial.

5- Repaso con los cuadernos de vacaciones. Cuando los niños ya van teniendo cierta edad, conviene que durante el verano repasen, de forma divertida, los conceptos que han aprendido durante el curso escolar. Ya os hablamos en otro post de los cuadernos de vacaciones. Son perfectos para que los niños repasen un rato al día o cada dos días, tampoco hay que ser estrictos (no olvidéis que están de vacaciones), algunas de las nociones que han aprendido durante todo el año. Si tu hijo aún es muy pequeño y crees que no es necesario que tenga un cuaderno de vacaciones, simplemente dedica un rato del día a que dibujen, hagan garabatos, escriban su nombre…

6- Con la bicicleta al parque. Aprovecha las mañanas que, en general, son más frescas que las tardes para llevar a tus hijos al parque. El contacto con la naturaleza es muy positivo para los niños y si además hacen un poco de ejercicio, les vendrá genial. Que cojan la bicicleta, el patinete o los patines y a correr un rato por la calle. Que suban y baje en los columpios, que hagan castillos con la arena… La idea es que pasen un rato al aire libre, jugando con otros niños, y haciendo ejercicio.

7- Tardes en la piscina. Si vivís en una urbanización con piscina, tenéis ya resuelto parte de la diversión de vuestros hijos. Raro es el niño que no le gusta la piscina, chapotear, tirarse de cabeza, jugar con el agua… La verdad es que los niños disfrutan mucho y siempre, velando por su seguridad, la piscina es estupenda para ellos. Hacen ejercicio, se lo pasan muy bien, juegan con otros niños e incluso les abre el apetito. Si no tienes piscina en tu casa, seguro que tienes alguna cercana donde puedas acudir, aunque no es tan cómodo, pero los niños podrán relacionarse con otros niños y pasar un rato divertido.

8- Apúntale a una actividad. Si tus hijos van a pasar todo el verano en casa, puedes apuntarles a alguna actividad. En verano suele haber cursos intensivos de idiomas, natación, deportes, manualidades, música, danza, etc. Es una forma de que estén entretenidos y aprendan algo nuevo.

9- Merienda con primos /amigos. Dedica un día a la semana a quedar con sus amigos, con los primos… Sobre todo si tu hijo es único y no vives en una urbanización, donde es más fácil que se relacione con otros niños, puedes quedar con sus amigos del colegio, o con amigas tuyas que tengan hijos de edad similares, con los hijos de tus hermanos, etc. Es bueno que los niños se relacionen con otros niños.

10- Organiza una actividad diferente. Lleva a tu hijo al zoo, al parque de atracciones, a ver un museo, a un parque temático, a hacer una excursión a un pueblo cercano en el tren… Ya sabemos que todo cuesta dinero, pero un día puedes llevarle a algún sitio especial, a pasar la tarde. Es un incentivo que seguro que te agradecerá enormemente.

Ante todo, recuerda que el verano es para que los niños descansen, no es preciso atosigarles con horarios y planes infinitos, pero tener en cuenta estas actividades creemos que puede ayudarte a organizar mejor su día a día, para que lo pasen bien. Ya sabes que si ellos disfrutan, tú disfrutas.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario