CANASTILLA DEL BEBÉ Y LA MAMÁ: QUÉ PREPARAR

3.Canastilla hospital mama

¿Cómo preparamos la canastilla del bebé y la mamá cuando el parto es inminente? Cuando somos primerizos son muchas las preguntas que nos asaltan y a veces no tenemos claro lo que tenemos que tener preparado antes de que se produzca el parto. Desde la Asociación Española de Pediatría y su Guía práctica para padres, que podéis descargaros gratuitamente pinchando aquí, nos dan los siguientes consejos sobre lo que tenemos que preparar antes de ir al hospital y cómo debe estar preparada la habitación que acogerá al bebé.

CANASTILLA DEL BEBÉ Y LA MAMÁ

La mamá y el recién nacido necesitan pocas cosas en la maternidad, pero éstas deben prepararse al menos un mes antes de la fecha probable de parto, ya que el nacimiento puede adelantarse. Según el tipo de parto, el ingreso hospitalario durará más o menos tiempo. Por ello es importante informarse antes de preparar la bolsa que se llevará al hospital. Como orientación, puede ser de utilidad llevar:

Para la mamá:

• 1 o 2 camisones abiertos por delante.

• Un par de sujetadores de lactancia para poder dar el pecho al recién nacido.

• Bragas desechables.

• Compresas posparto.

• Bata.

• Zapatillas.

• Calcetines.

• Ropa para regresar a casa que sea fácil de poner y quitar, amplia y cómoda.

• Bolsa de aseo: cepillo y pasta de dientes, gel, champú, peine, desodorante, jabón, crema hidratante, etc.

• Discos protectores de lactancia.

Desde el blog mimuselina.com nos sugieren esta lista de productos para la canastilla que nos ha encantado.

3.Canastilla hospital mama

 

Para el recién nacido:

Según la época del año en la que se produzca el parto, la ropa que necesita el bebé puede ser diferente. A los recién nacidos les cuesta regular la temperatura corporal, por ello inicialmente conviene cubrir los brazos con mangas largas, los pies con calcetines y la cabeza con un gorro de algodón, independientemente de la época del año que sea. Se recomienda elegir ropa con velcro (fácil de poner y quitar), evitando botones, cremalleras o lazos para no molestar al recién nacido.

• Bodys, pijamas, calcetines o patucos y gorrito (mejor de algodón) para unos 3-5 días. A veces pueden ser necesarias manoplas, para que el bebé no se arañe la cara.

• Pañales de la talla recién nacido, toallitas infantiles para pieles sensibles y crema protectora para el culito.

• Toquilla, arrullo o mantita para la salida de la maternidad.

• Sillita o cuco, cochecito…

• Baberos.

Canastilla del bebé

Una cosa importante para llevar en el coche antes de salir corriendo al hospital: es conveniente que la silla dónde volverá el bebé a casa ya esté montada.

 

PREPARANDO  LA HABITACIÓN 

Durante los primeros meses es recomendable que el bebé permanezca en la habitación de los padres, donde podéis ubicar un moisés de base ancha y suficientemente estable para evitar el riesgo de que pueda volcar; de fondo resistente para soportar el peso del bebé; con una estructura en buen estado; en el caso de que lleve cintas u otros adornos, deben estar bien sujetos y fuera del alcance del bebé y sin almohada, ya que hay riesgo de asfixia.

Aún así, podéis preparar su nueva habitación, que será el espacio donde jugará y dormirá, diferenciándose una zona del cuarto para cada acción. Si es posible, ubicad la habitación próxima a la vuestra.

Conviene distribuir los muebles dejando suficientes espacios libres, para que el niño pueda jugar, consiguiendo un cuarto funcional y práctico, que vaya adaptándose al crecimiento del bebé.

En la decoración debe primar la seguridad, retirando los objetos pequeños y protegiendo las aristas de los muebles. Inicialmente, evitad recargar la habitación. Bastará con una cuna, un cambiador y un armario. Cuando el bebé crezca podéis añadir un juguetero y una mesa con sillas.

Canastilla del bebé

La seguridad debe primar ante las tendencias a la hora de decorar la habitación del bebé.

Los materiales deben ser naturales, con pinturas atóxicas, fáciles de limpiar y lavar. Será mejor emplear colores neutros para la habitación, creando un cuarto alegre y cálido, dejando los más vivos para los niños más mayores. La temperatura debe oscilar alrededor de 22 ºC durante el día y alrededor de 18 ºC por la noche. La iluminación puede ser de dos tipos: una en el centro del techo y otra desde alguna de las paredes laterales del cuarto. Sería conveniente utilizar reguladores de iluminación, muy útiles para los cuidados del bebé durante la noche. Se debe aprovechar la luz natural, utilizando cortinas ligeras y claras.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario