Todos hemos oído hablar de lo importante del contacto piel con piel (que la madre y el hijo tengan un contacto físico tras el parto) para, entre otras cosas, establecer su relación, evitar el estrés en el niño o favorecer la lactancia materna. Pero ¿Y si no se produce este contacto? ¿Puede tener algún tipo de consecuencia tanto para el bebé como para la madre?

Os voy a contar mi experiencia, tal vez mis conclusiones sean erróneas, pero me ha llevado a pensar que este primer contacto es mucho más importante de lo que imaginamos.

Mi primer embarazo fue normal, lo único quizás que se salía un poco de lo habitual es que lo viví con mucho miedo puesto que había tenido dos abortos anteriormente (nuestro estado anímico también puede afectar a nuestro hijo de alguna manera, pero esto es tema de otro post). El momento del parto fue muy complicado: duró mucho y al final tuvieron que utilizar una ventosa para sacar al niño. Además había tragado y respirado el meconio y había tenido sufrimiento fetal por lo que, nada más nacer se lo llevaron corriendo a reanimación ya que su Test de Apgar era de 3.

Estuvo en cuidados intensivos y yo le pude ir a visitar a las 7 horas, con lo traumático que puede resultar tanto para la madre como para el propio niño esta separación (menos mal que permitían grabar en un móvil y su padre pudo enseñarme un vídeo antes de esas horas).

 

contacto piel

Pasado el mal trago mi hijo fue creciendo normalmente, lo que observamos es que era un niño muy nervioso y sobre todo notábamos que siempre buscaba el contacto personal. Por la noche  teníamos que darle la mano para dormir y a media noche se venía a nuestra cama diciendo que tenía miedo (cosa que sigue haciendo después de 5 años).

En cambio mi hija que nació por cesárea 2 años después, y que nada más nacer estuvo conmigo (tuvimos contacto piel con piel), nunca ha mostrado ese tipo de miedos y necesidad de tener ese contacto físico.

Hace unos días fui a hablar con la tutora de su curso, que ha estudiado Psicopedagogía y había hecho un Máster en emociones, y en la conversación salió que el niño dormía con nosotros.

La profesora nos comentó que era un niño que necesitaba el contacto físico, y que incluso cuando estaba con ella siempre tenía que estar dándole la mano. Ella nos preguntó abiertamente si el niño tenía algún miedo, le preguntamos porqué y nos dijo que en clase había trabajado con ellos la expresión oral de sus miedos y nuestro hijo dice que había expresado su gran miedo: MIEDO A LA SOLEDAD.

Me quedé helada, creo que nunca hemos hecho nada para que se sienta solo, e incluso siempre está rodeado de los primos y las abuelas.

En ese momento me vino a la cabeza ese momento en el que le separaron de mí; debe ser muy traumático para un bebé estar 9 meses junto a su madre y que, de pronto, le lleven a un sitio desconocido dónde se encuentre solo.

La profesora me comentó que cuando mi hijo hizo esa revelación a sus compañeros parece como si se hubiese quitado una piedra de encima y que cambió de conducta relacionándose con los demás y siendo un niño más alegre.

Quizás los que hayáis estudiado psicología podáis aportar algo a este tema; para mí está claro que el estar con la madre las primeras horas es fundamental.

 

 

4 comentarios
  1. Raquel
    Raquel Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices. Afortunadamente vamos avanzando y ya está muy instaurado el “piel con piel” nada más nacer. Además de ser una experiencia muy emocionante, creo que tanto al bebé como a la madre, nos viene muy bien. Es reconfortante para ambos.

    Responder
  2. Mar
    Mar Dice:

    No estoy del todo de acuerdo, mi experiencia es totalmente lo contrario a la tuya mi primer hijo no lo pude tener piel con piel por q se lo llevaron en encubadora rápido y desde q nacio hasta ahora q tiene 8 años ha sido muy tranquilo muy relajado muy bueno muy bien criado y educado nunca lloro desconsolado nunca gritaba tomo leche materna lo que quizo y es superior apegado a nosotros y a mi, en cambio mi bebe de 6 meses desde que nació lo dejaron conmigo 2 o 3 horas tal cual como salio y desde que está en casa nunca a podido dormir más de 2 horas seguidas se asusta mucho y no quiere estar solo llora mucho grita se queja y mucho por la noche y ha tenido problemitas como cólicos reflujo piel atópica en fin… pienso que lo de estar incómodo y no dormir bien es por que quiere estar siempre conmigo y aunque me gusta me parece que ellos también necesitan y deben ser independientes y tener confianza por que si no ni el descansa ni nosotros tampoco

    Responder
    • Trucosdemamas
      Trucosdemamas Dice:

      Si, supongo que cada bebé es un mundo y dependerá del carácter que tenga cada uno. Lo que más me chocó es que la profesora me dijese que el niño tenía «miedo a la soledad», cuando en ningún momento ha estado solo. Afortunadamente los médicos y psicólogos van estudiando cada vez más el mundo de los bebés y quizás en un futuro puedan decirnos realmente los pros y los contras.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.