¿CUANTO TIEMPO TIENES AL DÍA PARA TI? : 6 TESTIMONIOS DE PADRES DE HOY.

Una de las consecuencias de la maternidad/paternidad de las que más nos quejamos los padres es la falta de tiempo que tenemos para hacer cosas que realmente nos gustan o que quisiéramos hacer.

Ser madre o padre hoy en día consiste en cuadrar horarios, llevar a los niños a las extraescolares, preparar baños y cenas y ver muchos dibujos animados pero… ¿habéis pensado cuanto tiempo dedicamos a hacer actividades que hacíamos antes de tener a nuestros hijos? Hemos hecho la prueba con nosotras mismas y además hemos preguntado a varios padres y madres y esto es lo que nos han contestado:

 

MC:

Mi día a día comienza a las 7 de la mañana cuando me levanto para hacer el desayuno a los niños. Después les llevo al cole y a la guarde respectivamente. Ya empiezo el día acelerada puesto que tengo que desplazarme en coche para llevarles y buscar aparcamiento en la zona (lo cual es cada día más difícil). Después del trabajo voy a recogerles y algunos días en semana les tengo que llevar a las actividades extraescolares. Mi marido cambia de horario constantemente, por lo que muchas tardes cuando llego a casa tengo que preparar baños, cenas y las cosas del día siguiente. Cuando son las 9 de la noche estoy tan agotada que solo me apetece irme a dormir y no me quedo ni a ver la televisión ni a leer. Los fines de semana tengo algo más de tiempo libre, pero casi siempre compartido con los niños.

Al final hago la compra por Internet, compro regalos en red y ya no salgo de tiendas ni casi tengo tiempo de quedar con los amigos.

 

ARACELI:

Mi día comienza a las 7 de la mañana. Si está mi marido, solo me ocupo de preparar la ropa del peque y el desayuno, él se encarga de llevarlo al colegio en coche. Pero si no está (algo habitual por su trabajo en algunos meses), tengo que llevarlo al colegio caminando. Son unos 15 minutos pero claro con un niño de 5 años, recién cumplidos, ya podéis imaginar que hay que salir con más tiempo… y además es cuesta arriba. Lo dejo en los primeros del cole. Hasta las 7 no llego a casa. Juego con él un rato, y empezamos con el baño y la cena. Si está el padre es más llevadero… Aún así, a las 9,30 que se acuesta, empiezo con las lavadoras, recoger ropa, preparar la del día siguiente… y por fin sentarme un rato a leer, ver la tv, mandarme whatsapp con los amigos y descansar. Los fines de semana, afortunadamente, los tenemos libres, e intento aprovechar para pasar tiempo con él, hacer la compra, ver a la familia, y menos de lo que me gustaría, a mis amigos…

 

Las prisas y el estrés diario hacen que cada vez los progenitores tengamos menos tiempo para dedicar a nuestro ocio y actividades favoritas.

 

 

 

 

ALBERTO:

Soy padre separado y tengo un niño de 3 años. Comparto la custodia con mi ex así que la semana que me toca al niño es una auténtica locura y que creemos que lo mejor para él es que esté siempre en la misma casa para que el trastorno sea menor.

El niño va al cole asi que le suelo dejar al servicio de guarderia sobre las 7 y media para que me de tiempo a llegar en hora al trabajo. Afortunadamente tengo a mis padres que son los que le van a recoger al cole y podemos disfrutar del niño durante las tardes. En las meriendas, cenas y baño me ayudan ellos y cuando acaba la jornada se van a casa.

¡Que haría yo sin ellos!

 

 

 

 

ADELA:

Tengo mellizos de dos años y desde hace ese tiempo, creo que no tenido un momento de descanso 🙂
Me levanto a las 6 de la mañana para estar preparada antes de que se despierten ellos. Cuando se despiertan, empieza la maratón… el desayuno, vestirles y salir corriendo a la guarde para no llegar tarde, ni ellos, ni yo a mi trabajo.
Ahora se complica la cosa porque les estoy quitando el pañal y hay que estar muy pendiente para evitar tener que cambiarles otra vez antes de salir. Eso ralentiza todo.
Cuando salgo del trabajo tengo el tiempo justo para ir a comprar, o preparar comidas y cenas, antes de ir a recogerles. Cuando salen, lo único que quieren es estar jugando y me demandan mucho, por lo que no puedo hacer mucho más. Sólo estar con ellos. Hay días que están más tranquilos y cunde. Pero otros días son todo lo contrario.
Cuando llega mi marido, les entretiene un rato hasta la hora del baño. Pero ese rato sigo preparando cosas. Y los fines de semana, aunque no hay que salir corriendo porque no hay guardería, el trabajo es el mismo, o más, incluso. Ya que en una casa siempre hay cosas que hacer o preparar, así que cuando ellos duermen, juegan o están tranquilos viendo la tele, aprovecho a cocinar, planchar o lo que sea.
Teniendo niños es muy difícil tener tiempo para uno mismo.
ANA:

Mi jornada laboral termina a las 16:00h, entonces empieza mi contrareloj particular.

Cuando llego a casa  reparto mi tiempo entre: recoger a mi hijo del cole, merienda, lavadora, recoger trastos, preparar cenas y ayudar con los deberes, esto ultimo me lleva mas tiempo del que yo quisiera, ya que mi hijo aun necesita mi presencia mientras los hace, como apoyo moral….

Asi que no hay tiempo para casi nada: leer un libro o un blog (mi ultimo descubrimiento), o ver una peli sin quedarme dormida a los cinco minutos es misión imposible ya que a las 10 de la noche  ya solo tengo ojos para mi cama.

Los fines de semana intentamos relajarnos un poquito mas, y hacer alguna actividad todos juntos a ser posible al aire libre….

 

 

 

 

MÓNICA:

Tengo el título de ‘madre’ desde hace un escaso mes y medio por lo que no tengo ni tiempo ni rutinas asentadas. La nena come a demanda y mis tiempos son los suyos. Si no estoy despierta a las 7, me levanto con mi chico. Él se marcha al trabajo y yo aprovecho para desayunar, lavarme, vestirme, prepararme la comida (siempre donación de las abuelas). No siempre me da tiempo a hacer todo esto porque si se despierta, otra vez toca comer. Intento salir a la calle entre las 10-11. Si el paseo se da bien, ella se duerme y si no, toca subir antes a casa. Suelo comer con ella en brazos y con mucha suerte, si se duerme, aprovecho para echarme una siestecita. Pueden ser las 17:30-18 y la tarde se me ha ido, pero intento salir a dar otra vuelta (mis únicos momentos de contacto con el mundo). A las 19h llega mi chico y él previamente pasa a comprar si nos hace falta algo, se encarga del baño, prepara la cena, intenta dormir a la peque y me da margen para ducharme. Si no fuera por él, todo este proceso sería muy duro. Está a tope con todo. Los fines de semana hacemos más o menos lo mismo, pero al estar los dos, se hace menos duro. A pesar de todo, estamos muy contentos.

 

Y tu ¿cuanto tiempo tienes al día para tí? Cuentanos tu experiencia

@Trucosdemamás.

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario