¡ CUIDADO CON EL TIMO DEL FALSO SECUESTRO A NUESTROS HIJOS!

Hace unos días los medios de Comunicación se hacían eco de un nuevo timo que está haciendo estragos. La agencia Efe informaba del timo del falso secuestro de menores para conseguir dinero rápido.  Ocurre desde hace quince días y la policia ha recibido ya más de una decena denuncias sobre estas llamadas que atemorizan a los padres nada más decir “tenemos a tu hijo”.

Un engaño al que los investigadores del grupo de Secuestros y Extorsiones de la Policía siguen la pista tras una primera denuncia hace unas semanas que, aunque parecía anecdótica, no ha sido la única.  La víctima recibe una llamada en su móvil de un teléfono desconocido. A partir de ahí, la clave del “negocio” para estos delincuentes es que el padre o la madre entre en “modo pánico” tras decirle que tiene a su hijo retenido y que le va a hacer daño si no acude a un locutorio o hace una transferencia y paga cuanto antes.

Piden entre 350 y hasta 5.000 euros aunque no dudan en aceptar cantidades mucho más pequeñas. Los secuestradores se valen del miedo de los progenitores y lo fundamental es que nocuelgue el teléfono para tener controladas sus acciones mientras mantiene en vilo a la víctima con el audio grabado de una voz infantil llorando o diciendo “papá, me van a hacer daño”.

Y para hacer más creíble que se trata de un secuestro real, emplean toda la información disponible que una persona cuelga de su vida privada en las redes sociales. El nombre del menor, su descripción, incluso a qué colegio va o dónde veranea la familia. Todo con un único objetivo: convencer a la víctima que esas personas tienen a su hijo y que le pueden hacer daño de verdad si no abona el rescate rápidamente.

Pues bien, lo mismo ha ocurrido en el colegio de mi hijo pequeño esta misma mañana. Cuando he llegado esta tarde a recogerlo la educadora lo estaba contando al resto de profesores. Al parecer, uno de los profesores del colegio ha dejado a su hijo en clase y unos diez minutos después ha recibido la llamada de su mujer llorando porque unos individuos habían llamado para decirle que habían secuestrado a su hijo.

El profesor la ha calmado inmediatamente asegurando que su hijo no corría ningún peligro y que estaba en clase. La suerte ha sido que la llamada la han realizado a una persona que lleva a su hijo al mismo colegio en el que trabaja. Pero, ¿y si nos pasa a cualquiera de nosotros en nuestro centro de trabajo o en cualquier lugar alejado de la escuela de nuestros hijos?

Una simple llamada puede cambiar nuestra vida en un instante asi que estad al tanto de las llamadas sospechosas.

@Trucsosdemamas

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario