DESCUBRE EN FAMILIA EL “JURASSIC PARK” ESPAÑOL

El ‘Jurassic Park español’, como lo consideran los expertos, es la zona de Comunero de Revenga, una región al nordeste de Burgos rica en yacimientos paleolíticos y arqueológicos coronada por la Sierra de la Demanda que consta de numerosos puntos de interés para todos los viajeros a los que les guste los dinosaurios y los fósiles.

El recorrido empieza en Salas de los Infantes, la localidad más poblada de la comarca, donde se sitúa el Museo de los Dinosaurios. Creado a partir de la colección que donó el Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas al ayuntamiento, el museo está construido en zig-zag con dos grandes temáticas: la arqueología y la paleontología. En la primera área se encuentran reconstrucciones como la de un megalito, el interior de una casa celtibérica y un altar romano, así como una réplica en piedra caliza del arco visigótico de la ermita de Quintanilla de las Viñas, ejemplo notable de la escultura de este arte.

 

En la parte referida a la paleontología es cuando el museo se convierte en único. En esta sala se encuentran restos que datan del cretácico inferior –unos 140 millones de años- e incluso más antiguos. La estatua a escala real de un alosaurio marca el comienzo y da paso a ejemplares insólitos de vegetales fósiles como los tallos de helechos arborescentes, troncos, piñas de coníferas, pólenes perfectamente conservados, restos de pequeños dinosaurios corredores como el Hipsilofodonte –dientes y esqueletos-, las espinas defensivas de un animal acorazado como el Polacanthus –de gran importancia científica dada la escasez en el registro fósil europeo de este tipo de dinosaurio- o el cráneo, colmillos y huesos de la mano de un Baryonyx, un gran dinosaurio carnívoro de hocico largo y bajo.

Pero el plato fuerte viene al final. Restos de huevos de dinosaurio, uno de ellos prácticamente entero, pertenecientes a un saurópodo titanosáurido –los ejemplares más grandes de la era mesozoica- comienzan un recorrido en el que se pueden ver, entre otros, un hueso del pie en forma de ‘T’ de un dinosaurio de más de 25 metros, un fémur de 1.10 metros de alto, dos huesos de la cadera, vértebras caudales, costillas y otros restos del denominado Demandasaurus darwini, un titán de 12 metros hallado y censado en las cercanías de Salas de los Infantes. Otros fósiles de especies únicas en el mundo como el lagarto Arcanosaurus ibericus o la tortuga terrestre Larachelus morla ponen el broche a una visita inigualable.

 

Más allá de Salas de los Infantes y su museo temático, hay muchos más reclamos en Comunero de Revenga para los amantes de lo jurásico. En Regumiel de la Sierra, a tan solo 15 minutos en coche desde Salas, se encuentra un rastro icnológico, o conjunto de huellas de pisadas de un animal, de dinosaurios del jurásico superior. El rastro, conformado por nueve conjuntos de huellas bien definidas y otras cuatro más aisladas, pertenecen a las familias de los Iguanodones y los Megalosaurios, están muy bien conservadas, aunque la presión humana y las condiciones climatológicas están erosionando el valle poco a poco.

 

Por último, los atraídos por la belleza e historia de los fósiles tienen igualmente una cita en la localidad de Hacinas. Sus árboles fósiles son también únicos en el mundo, ejemplares espectacularmente conservados con una antigüedad de más de 120 millones de años, que aparecieron en los años 40 del siglo pasado enterrados y rodeados de material fluvial. Hoy en día hay tres árboles fósiles expuestos en Hacinas y, al menos, otros siete bajo tierra esperando a ser desenterrados. La historia viva de la humanidad que ha llevado consigo restos de insectos, plantas, bacterias…. Burgos, tras el yacimiento de Atapuerca, vuelve a ser el origen mismo de la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario