EL BUEN PROFESOR

EL BUEN PROFESOR  Foto de %title

Había una vez un profesor que amaba su trabajo.

Ponía pasión a todo lo que hacía y todas sus enseñanzas las trasladaba a sus alumnos.

El buen profesor era querido por todos los niños. Sabía como motivarles para que cualquier materia fuera emocionante para ellos y siempre les intentaba dar los mejores consejos.

“Al final en la vida te darán lo que des”, era la frase que repetía continuamente.

Una mañana el profesor llegó a clase con los ojos empañados en lágrimas.

Los alumnos sorprendidos le preguntaron que le pasaba. Un amigo de su infancia estaba gravemente enfermo y su vida se iba desvaneciendo poco a poco.

Él, que siempre tenía soluciones para todo no sabía como manejar esto. La vida le había dado un revés.

A la mañana siguiente cuando llegó a clase había una caja encima de su mesa.

Cuando la abrió encontró cientos de mensajes de sus alumnos.  De amor y deseos para que su amigo se recuperase.

El profesor rompió a llorar emocionado. Había conseguido inculcar en sus alumnos el verdadero sentido de la vida. El amor por lo demás y la pasión por la vida. 

 

 

 

 

EL BUEN PROFESOR  Foto de %title

By Chloe

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario