EL POST INVITADO: PREPARA BIBERONES CON OJOS CERRADOS

unnamed (1)

POST ENVIADO POR:    unnamedPAPÁ CUTRE

 

 

Preparar un biberón no es una tarea complicada. Sin embargo
la dificultad aumenta cuando tienes que prepararlo a las 3 a.m.
y muerto de sueño. He aquí unos trucos que he ido descubriendo
y que espero que sirvan para aligerar la carga que es tener que
preparar el alimento de tu bicho en horas intempestivas.

1. Di lo que estas haciendo en voz alta

Para preparár el biberón tienes que seguir una lista de pasos.
Si vas diciendo lo que haces, cuando lo haces, es más fácil que
no te saltes ningún paso. Los pilotos lo hacen cuando se preparan
para el despegue.

Echando medidas de leche en polvoPara mí es particularmente
útil contar en voz alta las cucharadas hacia atrás según las
voy echando, y a veces incluso en otro idioma (parezco Indiana Jones
cuando va a ver a su padre y le dice que cuente hasta 20 en griego).

2. No uses el Sistema Internacional de Unidades

Este truco es para España. Desconozco si en otros países de habla hispana
tienen costumbre de usar onzas líquidas. Si es así, enhorabuena, ya están
haciéndolo de la forma más eficiente.

Pocas veces me verán recomendando el abandono del Sistema Internacional
de Unidades, pero es que, en este caso se impone el ser práctico. Es más fácil
preparar un biberón midiendo en onzas líquidas.

– ¿Cómo? ¿afirma usted que es más sencillo usar el sistema anglosajón de
medidas que, dicho sea de paso, jamás he usado?

Así es. Veamos una de estas tablas, en la que se exponen las proporciones
recomendadas para preparar la leche de nuestros pequeños, con la cantidad
de agua expresada en mililitros:

Medidas, Agua
2, 60 ml
3, 90 ml
4, 120 ml
5, 150 ml
6, 180 ml

Alguno se la sabrá ya de memoria. Otros más avispados se habrán dado cuenta
de que, como van de 30 ml en 30 ml, basta con aprender una y deducir las otras.
Además hay otros dos hechos:

– 30 mililitros (ml) equivalen muy aproximadamente a 1 onza líquida (floz)
– Parece ser que los tipos que hacen la leche, la fabrican para que la proporción
sea 1 medida por cada 1 floz

Por tanto, la tabla es mucho más sencilla si la expresamos en onzas líquidas:

Medidas, Agua
2, 2 floz
3, 3 floz
4, 4 floz
5, 5 floz
6, 6 floz

Otro motivo por el que es más práctico usar onzas que mililitros
es la forma en que viene impresa la escala en los biberones.
En este biberón, vemos como las onzas están marcadas claramente,
en la escala de la izquierda; sin embargo ¿eres capaz de ver al primer
vistazo la marca de 180 mililitros (en la escala de la izquierda)?
No, tienes que contar las rayitas. Te daré una pista: los 180 mililitros
andan cerca de las 6 onzas ¿A que a las 3 a.m. se verían mucho mejor
las 6 floz que el 180 ml?

unnamed

 

 

Resumiendo: Si he de preparar, por ejemplo un biberón de 120 ml:

– La cantidad de agua será 4 onzas líquidas ya que 4 x 3 = 12 y con un cerito hacen 120.
– Las medidas que debo echar son 4, como las onzas.

Ojo, esto es así en todas las marcas de leche que he visto. A lo mejor
tú tienes una que no funciona así. Compara la tabla de tu bote con la
primera tabla que he puesto, en mililitros, y si coinciden puedes usar
este método.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario