MI EXPERIENCIA: COMIENZA LA BÚSQUEDA DE LOS JUGUETES MÁS DESEADOS 2015

¿Qué mejor plan para un sábado qué ir a buscar por toda la ciudad los juguetes para estas Navidades?

Seguro que más de uno de vosotros se ha identificado con esta situación. Ya os hablamos hace unos días sobre la escasez de juguetes que ya están sufriendo algunas tiendas (Juguetes que comienzan a agotarse). Cuando escribí este post mis hijos todavía no tenían los catálogos de juguetes y no sabían que iban a pedir a los Reyes Magos, pero varios días después mis temores comenzaron a hacerse realidad cuando al pasar las páginas siempre se detenían en la página de “La patrulla canina”, juguetes que están entre los más demandados de este año.

Hacía varios meses que mi marido no libraba un sábado y justo ayer le dieron el día libre. En vez de quedar todos en familia, ir a hacer deporte o comer juntos se nos ocurrió dejar a los niños en casa de los abuelos y comenzar una frenética carrera por todas las jugueterías de la ciudad para buscar los juguetes que nos habían pedido. ¿Qué queréis pedir a los reyes? Mi hijo contestó sin pensárselo: “El centro de mando de la patrulla canina”…Imaginaos mi cara de terror, hace unas semanas ya estaba agotada pero aún así decidimos comenzar una búsqueda incansable por todas las tiendas que encontrábamos en nuestro camino.

 

La patrulla canina

El centro de mando de la patrulla canina, prácticamente agotado en todos los sitios

 

La primera fue un conocido centro comercial, al llegar allí preguntamos por la sección de la patrulla canina y solo quedaban mochilas, estuches y algún instrumento musical.

Nuestro segundo intento fue en una gran superficie exclusiva de juguetes. El centro de mando ni estaba, ni los perritos de la patrulla, ni los vehículos transformables. Solo quedaban puzzles, una cámara de fotos y un estuche.

Salimos ya con un grado de desesperación elevado y nos fuimos al siguiente centro comercial que encontramos en nuestro camino. Creo que cuando llegas a este punto comienzas a entrar en una espiral y lo que quieres es encontrar cualquier cosa del juguete preferido de tus hijos, da igual, lo que sea, aunque no sea lo que te hayan pedido. Nos cruzamos la ciudad de una punta a otra (unos 25 kilómetros) para intentar encontrar el juguete y nada.

Seguimos toda la tarde de centro comercial en centro comercial hasta que, por fin, en una juguetería, encontramos un coche de Chase (el perrito policía) y una figura de Skye, la perrita y nos lanzamos hacia ellos como si no hubiese un mañana. No habíamos logrado nuestro objetivo principal, pero nos fuimos contentos porque al menos habíamos conseguido dos figuritas de los personajes favoritos de nuestros hijos.

Agotados llegamos a casa y ya en frío me puse a pensar si esto es normal…Nos volvemos locos por conseguir un juguete, un complemento, un regalo, pero muchas veces nuestos hijos no valoran tanto si les hemos regalado uno u otro juguete; lo que realmente desean es disfrutarlo junto a nosotros y que les dediquemos unos minutos para jugar juntos.

Ese tiempo junto a ellos, que a veces nos falta,  quizás sea el mejor regalo que les podemos ofrecer estas Navidades.

 

 

2 comentarios
  1. Vanesa
    Vanesa Dice:

    Es que lo de la patrulla canina clama al cielo. ¿Has visto el centro de mando? No hac casi nada y vale un dineral. Mi peque te digo yo que a lso 30 minutos ya s eha cansado. Como bien dices, jugar con ellos…Ellos hacen una carta sabiendo que dos regalos en casa, uno en la de la abuela, otro la tía y otro el tío. Se acabó. Y de la lista -variable cada media hora- siempre se acierta, así que no nos volvemos muy locos…Un beso!!.

    Responder
    • Trucosdemamas
      Trucosdemamas Dice:

      Si el centro de mando yo creo que ya es un milagro encontrarlo si es que queda alguno. Yo también hago lo de regalos por familia: uno por cada parte y luego el de casa. Si no nos juntamos con una montaña de juguetes y lo que dices tú, a la media hora ya se han cansado.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario