MAMÁ, QUIERO UN PERRO

MAMÁ, QUIERO UN PERRO  Foto de %title

 

¿Qué beneficios puede tener para nuestros hijos el  tener una mascota en casa?

 

Desde siempre me han encantado los animales y desde que nacieron mis hijos he querido inculcarles ese amor por todos los seres vivos, pero muy especialmente por los perros.

De pequeña recuerdo ir a casa de mi tio; tenía dos mastines enormes, Can y Marquesa, y me pasaba el día jugando con ellos, corriendo, y creo que esos dos perros hicieron que mi infancia fuera una de las más felices.

Un día quedé con unas amigas y una de ellas llevaba a su perrita, Chula Viajera,  y los niños se enamoraron de ella. Fue la primera vez que me planteé que quizá estaría bien que tuviésemos un perro en casa.

 

MAMÁ, QUIERO UN PERRO  Foto de %title

 

 

 

 

En mi situación anterior ni me lo planteé, puesto que vivía en un piso muy pequeño y además no tenía ningún parque cerca para bajar al perro, pero hace poco que me cambié de casa,  y dónde vivo ahora hay un parque que todos los días se llena de personas que llevan a sus perros a pasear allí.

Uno de los días vimos un perro bichón maltés que tendría como mucho dos meses. Mis hijos se volvieron locos y me suplicaron que querían tener un perro, así que empecé a buscar información sobre cómo el tener un perro en casa podía influir en el crecimiento de mis hijos, más que nada para darle razones de peso a mi marido para tener una mascota en casa.

Antes de comenzar a “investigar” mis hijos ya empezaron por su cuenta a elegir la mascota que íbamos a tener en casa, se pasaban horas frente al ordenador viendo fotos de perros de diferentes razas, encontraron una foto de unos  cachorros de raza caniche y se emocionaron, también vieron algunos chihuahuas, luego diversificaron su investigación y empezaron a buscar de  gatos, un hámster o incluso se les pasó por la cabeza tener su propio criadero de pollitos.

Mientras tanto yo intenté recopilar información sobre cómo podría influir en los niños el tener una mascota en casa.

Uno de los artículos que encontré, publicados por El País, hablaba de los beneficios que tiene en los niños el que una mascota esté en casa, como el desarrollo de la responsabilidad, la empatía o el saber comunicarse con los animales de una manera diferente.

Otro artículo que me dejó impactada fue el que leí en sobre la ayuda que los perros pueden ofrecer a los niños que han sufrido algún tipo de maltrato. La iniciativa “buddies” (colegas en inglés), ha conseguido reforzar la autoestima de muchos niños que no tienen familias que les apoyen.

También miré en algunos portales especializados como el Portal del Criador, dónde se daban recomendaciones sobre cómo elegir a nuestra mascota, y sobre todo hablan de la importancia de que sepamos realmente lo que queremos y meditemos la decisión, ya que un perro, un gato, un hámster o un periquito, no son simples objetos decorativos o juguetes para pasar un rato; son seres vivos y antes de tener uno deberíamos pensar en si vamos a ser capaces o no de cuidarle y responsabilizarnos de él como tal.

Si tenéis mascota querría que compartieseis vuestras experiencias conmigo, qué es lo más positivo que veis en tener mascota y, como no, cuales son los puntos menos “amigables”.

 

 

 

1 comentario
  1. yentoncesmeconvertienmama
    yentoncesmeconvertienmama Dice:

    Hola! Yo no tengo mascota pero el otro día estuve en casa de mis primos que tienen un perro y no veas… se enamoraron. Se cuidaban lo dos, incluso nos daba la sensación de que como tenía prohibido bajar las escaleras lo apartaba el perro al niño. Pero no puedo tener uno en un piso, mi prima tiene casa y metros y metros de jardín y viven en pueblo, vamos que el animalito es súper libre. Que haría la pobre mascota encerrada en un piso… por eso no me he lanzado. Además lo de levantarme y salir a pasear tan pronto para que hiciera pipí no lo llevaría con buen humor jeje. Ya nos contarás.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario