,

MI EXPERIENCIA CON: EL MÉTODO ESTIVILL

bebe-duerme_11

Cuando vamos a ser padres por primera vez son muchas las personas que ya nos iban advirtiendo “aprovecha para dormir ahora porque luego no lo podréis hacer” ¡qué razón tenían! El dormir de los niños es uno de los quebraderos de cabeza más importantes que tenemos los padres.

Yo todavía no he conseguido que mis hijos se duerman solos en la cama, así que no soy buen ejemplo a seguir, pero daré mi opinión sobre el método Estivill, tan criticado duramente por muchas personas.

La primera vez que oí hablar de este método fue en un programa de televisión, donde un niño de unos 3 años al que intentaban dormir por este método, profería todo tipo de insultos como si fuese la niña del exorcista. Creo que la mitad de España vio ese programa porque luego lo estuvimos comentando en trabajos o incluso en el supermercado oías a las personas comentar ese caso.

Mi hermana probó con mi sobrino este método, pero el niño tiene asma y cada vez que lloraba y gritaba devolvía y se ahogaba, así que dejaron de utilizarlo y el niño se salió con la suya y se fue a dormir en la cama de sus padres.

Años después, y antes de ser madre, cayó el libro en mis manos y decidí leerlo para ver en qué consistía ese “terrorífico método”. Básicamente era dejar llorar al niño (siempre vigilado) y que poco a poco se fuese dando cuenta de que sus padres no iban a estar adorándole toda la noche al lado de la cama. Lo que más me sorprendió del libro no era el método en sí, sino lo que hacían los padres para poder dormir a sus hijos: bajarles a dar una vuelta con el coche, ponerles la televisión toda la noche… en fin, cosas que en ese momento me parecieron surrealistas, pero que ahora entiendo mejor, porque cuando estás cansado haces lo que sea porque tu hijo se duerma.

Cuando nació mi primer hijo se despertaba como 5 ó 6 veces todas las noches y le costaba conciliar el sueño: probé de todo, cantarle canciones, acunarle, estar a su lado… y cuando estos métodos más suaves no hacían efecto decidí pasar al método Estivill. Realmente mi experiencia con el método no fue muy larga. En el libro te recomiendan que no cedas, que seas fuerte, que los niños saben hasta dónde pueden llegar, pero yo oía esos llantos y no podía aguantar más de tres minutos sin cogerle. Al final el niño se duerme todos los días en el sillón y le tengo que llevar a la cama.

Con el segundo ya fue diferente. Creo que a los primeros les tenemos más mimados y todo nuestro tiempo es para ellos, pero los segundos no cuentan con tanta atención. En el caso de mi segunda hija ya cuando nació dormía 8 horas seguidas desde la primera semana, no se levantaba en medio de la noche, así que ya como punto de partida la diferencia era muy grande. Además tuve que dejarla con mi madre cuando me puse a trabajar y cuando la recogía me decía “se duerme solita, la echo en la cama, llora un poco pero al minuto ya está dormida”. Mi madre es una verdadera experta en crianza de niños, ya que tuvo que criar a 6 hermanos y luego ayudar con los nietos y precisamente sin saberlo estaba aplicando el método Estivill y le estaba funcionando a las mil maravillas.

Creo que sobre todo el éxito de este método reside en la resistencia de los padres y también en las características del niño. Ha sido muy criticado y tachado de “cruel”, pero cuando lo he utilizado con mi hija por recomendación de mi madre no he visto que le haya causado ninguna experiencia traumática y se levanta muy contenta de las siestas. Eso sí, tampoco he conseguido que por las noches se vaya solita a la cama (soy demasiado blanda para el método).

Por cierto, al final recuerdo que el niño del reportaje de televisión se dormía plácidamente en su cama, aunque no se si los padres todavía tendrán pesadillas.

 

10 comentarios
  1. Misión: Mamá Ninja
    Misión: Mamá Ninja Dice:

    Hola, a mi en lo personal no me gusta ese método, yo empecé con E. Pantley y me resultó, no a la primera pero poco a poco, tampoco es que lo siguiera al pie de la letra pero bueno una se organiza como puede jejejeje, obviamente una vez que ya estábamos más encaminados con eso de dormir había veces que simplemente quería estar con nosotros, en esos casos pues la dejaba que se quejara, raramente llora, cuando lo hace voy a ver que pasa y bueno , hay veces que ella gana, así es esto, también es cierto que una regresa a las malas habitudes cuando se enferman, pero en general puedo decir que ya con sus casi dos años duerme toda la noche, y en la mañana toma su leche en nuestro cuarto.
    Escribí un poco sobre mi experiencia en este post: ¿El efecto mariposa? http://wp.me/p5xqTK-h Saludos y dulces sueños ;))

    Responder
  2. María
    María Dice:

    Buenos días:
    Cuando mi primer hijo nació, sólo era capaz de dormir en mis brazos. A los 4 meses cayó en mis manos el famoso método. En ese momento aconsejaba esperar a aplicarlo a los 6 meses. El método no me convenció, pero estaba agotada. Afortunadamente tuve dos meses para leer otras opciones. Descubrí entonces que el famoso método, ni era Estivil ni nada. No era más que un refrito de un método que se comenzó a usar e EEUU en los 60 y que en los 70 se había abandonado por las secuelas que provocaba. También tuve la oortunidad de leer a otros profresionales con otras ideas en cuanto al sueño infantil y la forma de actuar de los niños en general. Me di cuenta de que esas otras corrientes estaban más en consonancia con mi manera de vivir la crianza de mi hijo. Esas otras tendencias, me permitían entenderme a mí como madre, y lo más importante, entender a mi hijo, no verlo como un ser manipulador y egoísta. La evidencia científica afirma que los bebés y niños pequeños carecen de la capacidad de manipular y engañar. Ésa como otras capacidades, se va adquiriendo con los años, por lo que a mi modo de ver, el método parte de una base totalmente errónea.
    Para mí el metodo, no es más que un método de adiestramiento, primero de los pardes (no le toques, háblale a distancia, él sabe perfectamente cómo hacer que cedas, no lo hagas), como de los niños (da lo mismo lo que hagas, no voy a estar adorándote al lado de la cama, puedes llorar cuanto quieras, tu sitio es la cama). Yo no dudo que el método funcione, lo mismo que los latigazos en galeras o los reglazos en la mano izquierda para coger el lápiz con la derecha. Todos los métodos de adiestramiento funcionan, es sólo cuestión de tiempo y de aguante, y Estivil deja claro a los padres de quién es el trabajo de aguantar más.
    No soy quien para juzgar cómo otros crian a sus hijos, sólo me gustaría que antes de aplicar un método, sea el que sea, los padres se informen de todas las opciones que existen, porque a lo mejor resulta que hay otras que satisfacen más a padres e hijos.
    Por cierto, tengo dos hijos de 9 y 5 años. Ambos han comenzado a dormir de un tirón pasados los tres años, lo cual es algo perfectamente normal, porque el sueño es algo madurativo, no aprendido. Nunca los he dejado llorar y han estado conmigo hasta que lo han necesitado y ahora su sueño es perfectamente maduro. Son niños sanos, independientes y felices. Mimados? pues no lo sé, sólo sé que son amados, y cada uno ama lo mejor que puede y sabe.
    Un saludo

    Responder
  3. Trucosdemamas
    Trucosdemamas Dice:

    Estoy de acuerdo contigo, yo creo que es fundamental informarse sobre todas las opciones posibles y adaptarlas a nuestros hijos, ya que cada uno es diferente y a lo que uno le funciona a otro puede que no. Mi madre utilizó conmigo el método Estivill a su manera (porque en aquella época no existía como tal) y para mi no supuso ningún trauma (al menos que yo recuerde). Con la segunda de mis hijas lo intenté, pero no he podido aguantar oír los gritos desde la habitación, así que cada noche se duermen los dos conmigo en el sillón. Como tú dices cuando sean más mayores ya dormirán solos (espero que cuando no quepamos todos en el sillón se darán cuenta de que no pueden seguir así toda la vida 🙂 ).

    Responder
    • María
      María Dice:

      Bueno con el método Estivil no hay adaptación que valga. Lo deja bien claro en el libro. Ha de aplicarse tal cual lo explica. Porque si no no funciona. Además ya se encarga de dejar bien claro a los padres de que si no lo aplican y dejan que su hijo siga con un sueño “defectuoso”, ni producirá hormona del crecimiento, su cerebro se quedará como un queso gruyere y suspenderá todas en septiembre, y todo éso por supuesto, por culpa de los padres (como ves, lo primero que hace es adiestrar a los padres para que hagan lo propio con sus hijos.)
      En cuanto a los traumas que pueda o no producir el hecho de no atender los llantos de los bebés, está claro que un caso no es estadística, ni cien tampoco, pero hay una cosa que está clara: cuando a un bebé se le adiestra de esa manera, nunca podremos saber cómo hubiera crecido en el caso de no haberlo hecho. Son decisiones que no tienen vuelta atrás, ni para bien ni para mal. Pero supongamos que no produce ningún trauma, que es algo inocuo. La madre naturaleza en su infinita sabiduría, ha hecho que todo lo que nos beneficia y asegura nuestra supervivencia nos da placer (comer, mantener relaciones sexuales, incluso dormir acompañados) y lo que no nos beneficia, nos produce malestar. Se me ocurren pocas cosas que más malestar produzcan que escuchar el llanto de un bebé y no atenderlo, máxime si es nuestro hijo. Es cuando menos “contra natura”, tanto, que tiene que venir un psiquiatra a decirnos que si no lo hacemos grandes desgracias se cernirán sobre nuestras cabezas.
      Cada uno que saque conclusiones. Y ojo, que no tengo nada en contra de los padres, que yo mejor que nadie sé lo mal consejero que es el agotamiento, pero sí contra un psiquiatra que copipega un método obsoleto y se dedica a vender libros a costa de amenazar a los padres desesperados.

      Responder
      • Trucosdemamas
        Trucosdemamas Dice:

        Sí, yo no sé si estaré haciendo bien o no, pero lo que está claro es que el momento en que se vienen a dormirse junto a mí eso no me lo quita nadie, por lo menos lo disfruto yo (y ellos porque se duermen tan tranquilos). Además a lo mejor también es un poco egoísta por mi parte, pero estoy tan cansada por las noches que no creo que aguantase a los dos gritando y llorando en la habitación durante más de media hora.

        Responder
  4. Arantxa
    Arantxa Dice:

    Si queréis tener hijos felices y que la maternidad en general sea algo bonito para vosotras también, mejor leed Bésame mucho de Carlos González.no os arrepentireis

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario