MI EXPERIENCIA CON…PERDER PESO TRAS EL EMBARAZO

 

Una de las cosas que nos preocupan al quedarnos embarazadas es saber si vamos a recuperar la forma que teníamos antes del embarazo y nos podremos librar de esos kilos extra que vienen incorporados con nuestros bebés.

Una de las grandes ventajas que tenemos hoy en día son los controles médicos que existen en el embarazo. Si el médico ve que estamos engordando más de lo conveniente nos pondrá a dieta para que no engordemos tanto; una ventaja porque así serán menos los kilos que tendremos que perder cuando ya hayamos dado a luz.

En mi caso engordé 9 kilos en el embarazo, algo que entra dentro de lo normal, porque me junté con varias circunstancias que me “ayudaron” a no engordar:

En mi caso, al comenzar el embarazo, todo me daba asco y tenía mal cuerpo y sobre todo me sentaba fatal todo lo que llevase azúcar (hecho que me benefició para no coger peso). Parece una ventaja, pero cuando estás todo el día con el cuerpo revuelto y todo te sienta mal no piensas lo mismo. Incluso el pan, que me encanta me daba asco, así que me pasé casi todo el embarazo sin probarlo ni probar los dulces.

Para compensar me apetecían patatas fritas, hamburguesas y salchichón (que congelaba puesto que la prueba de la toxoplasmosis me dio negativa), fue gran parte de mi dieta durante el embarazo. Sé que debería haber comido sano, pero era lo único que podía comer sin que se me revolviese el estómago.

Mi padre, debido a una enfermedad muy grave,  estaba ingresado en un centro a unos 4 km de mi domicilio e iba a verle casi todos los días, así que estuve todo el embarazo recorriendo una media de unos 4- 10 km al día (dependiendo si alguien me dejaba o me recogía en coche). Esto hizo que me mantuviese ágil durante todo el embarazo.

Una vez que nació el bebé perdí 6 kilos en 5 días, aunque todavía me quedaban unos 3 kilos para volver a mi peso de antes del embarazo.

Había leído mucho sobre la pérdida de peso durante la lactancia materna, pero en mi caso no fue así, ya que incluso engordé más porque me dio por comer todo el chocolate, bollos y dulces que no había probado durante el embarazo. Empecé a pensar que nunca me podría deshacer de esos kilos, pero también tenía claro que quería seguir con la lactancia materna, y así seguí hasta que volví a trabajar.

En un mes adelgacé todo lo que no había adelgazado tras el parto. El estrés de la rutina diaria ( dejar al niño en la guardería, coger transporte público, ir corriendo a todos los sitios ) hizo el resto y volví al peso que había tenido cuando me quedé embarazada.

En base a mi experiencia os diría que:

 

  • No os preocupéis si al principio no perdéis peso rápidamente. Poco a poco seguramente vamos a volver a nuestro peso o incluso a adelgazar más.
  • Consultad a vuestro médico qué tipo de ejercicio podéis hacer durante el embarazo, el estar en forma os permitirá llegar más ágiles al parto y recuperaros antes.
  • En mi caso, por ejemplo, la lactancia materna no me hizo adelgazar. Con la lactancia quemas calorías, pero tienen que estar en consonancia con nuestra dieta. No creamos que por dar el pecho vamos a quitarnos de encima todos esos kilos si luego nos ponemos moradas a comer (aunque leí en algunos  foros que algunas chicas durante la lactancia comían todo lo que querían y más adelgazaban, ¡hay algunas que nacen con suerte!)
  • Volver a nuestro trabajo o a una rutina diaria hará que perdamos peso rápidamente.

 

 

susana

En mi caso ocurrió algo parecido en mis embarazos.  Durante todo el día estaba “revuelta” y solamente me encontraba mejor cuando me iba a la cama.  Los dulces me sentaban fatal porque mi cuerpo no conseguía metabolizar bien el azúcar asi que estaba casi todo el día mareada y con mal cuerpo.

Cuando dí a luz y comencé a dar el pecho me sentía todo el día hinchada y cuando terminaba cada toma tenía que devorar todo lo que veía a mi lado asi que engordé varios kilos que desaparecieron cuando terminé de dar el pecho.

Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, solemos “ensanchar de caderas” ya que durante el embarazo el cuerpo se prepara para recibir nuestro regalo 😉

 

 

 

2 comentarios
  1. Mamá Lulumy
    Mamá Lulumy Dice:

    Pues yo engordé 15 kilos en cada embarazo. En el primero me costó muchísimo perderlos y solo había perdido 10 kilos cuando me quede embarazada de mi segundo hijo. A día de hoy mi segundo hijo tiene casi 5 meses y ya me quedan solo 2,5 kilos para llegar al peso que tenía antes de mis dos embarazos. Yo creo que lo que me ha hecho perder el peso tan rápido era segunda vez a sido la lactancia ( ya que ha sido mejor que con el primero) y ,que con un niño de dos años y medio y un bebé de meses, no paro ni un segundo.
    Un abrazo

    Responder
    • Trucosdemamas
      Trucosdemamas Dice:

      Muchísima gracias x contarnos tu experiencia porque cada persona vive el embarazo de una forma diferente. Con tu misma vivencia nos sentimos muchas mujeres identificadas 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario