MOCHILAS ESCOLARES A DEBATE: TRADICIONAL VS RUEDAS

 

El peso excesivo que la mayoría de los niños cargan en sus enormes mochilas y, sobre sus hombros, está llevando a muchos niños a sufrir lesiones de espalda, debido al sobreesfuerzo y a la fatiga muscular.

Según los expertos, las mochilas que los niños llevan cada día a clase no deben superar el 15 por ciento de su peso, para evitar problemas de espalda. Es más, los médicos recomiendan que el peso de la mochila sea el 10 por ciento del peso del niño. Así por ejemplo, un niño de 40 kilos debería llevar como peso máximo en su espalda 4 kilos.

Los especialistas afirman que el problema no es de la mochila sino del peso que lleva el niño dentro y que el peso produce una tracción y una presión en el músculo y las articulaciones debido a la sobrecarga.

En cuanto a las mochilas de ruedas que, cuando salieron al mercado parecían ser una alternativa más adecuada, los especialistas afirman   que tampoco es la solución más correcta dado que los niños tiran de ellas, produciendo así un aumento de la curva de atrás y provocando dolores de espalda.

En el caso de estas mochilas, la distribución del peso resulta menos manejable para los escolares debido a que son arrastradas con asas extensibles, que terminarían por provocar también molestias en las muñecas por el exceso de la carga.

 

Es tal la preocupación entre padres y médicos especialistas por este tema que Científicos de la Universidad de Granada, pertenecientes al Instituto Mixto Universitario Deporte y Salud (iMUDS), buscan a 500 niños y niñas de Primaria, entre 6 y 12 años de edad, para participar en un estudio sobre cómo afecta el peso de sus mochilas escolares a la locomoción y a su espalda.

 

Aun así, si los niños deben llevar diariamente la mochila al colegio los médicos nos dan unos consejos para cargar el peso correctamente:

1. Usar mochilas con correas anchas y acolchadas, y con respaldo acolchado.

2. Usar mochilas con ajustes firmes, procurando mantener la bolsa a unos 5 cm arriba de su cintura.
3. Repartir el peso. Llevar siempre la mochila por las dos correas y jamás por una sólo, para no sobrecargar uno de los hombros.
4. Hacer ejercicio. Practicar algún deporte o ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.
5. Organizar la mochila poniendo los libros más pesados cerca y pegados a la espalda, y manteniendo cada cosa en su lugar.
6. Peso de arrastre. Optar por llevar mochilas con ruedas, evitando tirar de ellas al bajar o subir escalones.
7. Mantener la columna recta y no curvada, para llevar la mochila con ruedas.
8. Repartir el peso. En el caso de que haya mucho material, llevar parte del peso en las manos.
9. Limitar el peso del contenido y evitar transportar cargas inútiles. Si la mochila es muy pesada, el niño se ve obligado a arquear hacia delante la columna vertebral o a flexionar hacia delante la cabeza y el tronco para compensar el peso.
10. Utilizar las dos manos para coger la mochila, doblar las rodillas e inclinarse para levantarla.

 

¿Cual es la mochila que mejor se adapta a vuestros hijos?

@Trucosdemamás

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario