¿CÓMO EXPLICO LA MUERTE DE SU ABUELO?

girl-504315_640

Las tareas del día a día, el miedo a plantear la situación o el no saber cómo hacerlo seguramente nos ha llevado a no pensar en cómo contaremos a nuestros hijos que una persona cercana ha fallecido en el caso de que ocurra.

Cada niño es un mundo y tiene unas necesidades específicas para tratar el tema del duelo. Además nos encontramos con que ahora muchos abuelos actúan casi como padres llevando y trayendo a los niños del colegio, jugando con ellos, llevándoles al parque…por lo que la relación puede ser mucho más cercana y el hecho de que muera uno de los abuelos, por tanto, más doloroso para el niño.

Desde  Trucosdemamás os contamos como ha sido nuestra experiencia al tratar este tema con nuestros hijos, no sabemos si lo hemos tratado bien o no, pero hemos intentado que sea algo natural para ellos.

La primera vez que tuvimos que enfrentarnos a este tema fue con la muerte de mi padre cuando mi hija mayor tenía tres años.

Él tuvo una meningitis que le hizo quedarse durante dos años en estado casi vegetal cuando la niña tenía un año, por lo que al ser tan pequeña vivió este proceso de enfermedad como algo casi “natural”, ya que la pequeña estaba acostumbrada a ver a su abuelo enfermo y pasar grandes periodos de tiempo en el hospital.

Cuando falleció nunca nos habíamos visto en el papel de tener que explicar una cosa así y decidimos contárselo con toda naturalidad. Le dijimos que su abuelo había muerto y que en el cielo había una estrella que siempre iba a cuidarla,  que era dónde estaba él. Este es un tema bastante recurrente pero creo que al final le estás contando la verdad sin que ellos sufran mucho. La niña sigue hablando de su abuelo desde la distancia,  pero con el cariño de un ser querido que ya no está y sin que le haya supuesto ningún trauma.

Hace un par de años murió mi hermana, un golpe muy duro para toda la familia,  y tuvimos que decirles a mis sobrinos que su madre había muerto. Ella llevaba algún tiempo en el hospital esperando un trasplante y su padre ya había tratado con ellos el tema. Cuando llegó el momento abrazamos a mis sobrinos y le dijimos que su madre ya no estaba. Sorprendentemente enfrentaron la noticia con mucha más madurez que los adultos.

Creo que nos habrían venido bien un par de lecciones de psicología pero al final hicimos las cosas como mejor creímos o pudimos.

Hace unas semanas Seguros Meridiano publicó una guía gratuita que explica cómo tenemos que actuar los adultos en esos momentos tan duros. El manual nos explica cómo entienden los pequeños esta fase de la vida y cómo la afrontan y nos da consejos para saber qué hacer en esos momentos. Hemos querido destacar alguno de sus contenidos ya que nos ha parecido muy interesante:

Dependiendo de la edad en la que se encuentren los adultos tendríamos que actuar de esta manera:

De 0 a 2 años: mantener sus rutinas, horarios y ritmos para que se sientan seguros y estables, cogiéndoles y tocándoles a menudo.

De 2 a 6 años: utilizar un lenguaje sencillo para contestar a sus preguntas para ayudarles a entender que la muerte es universal e irreversible.

girl-504315_640

Siempre debemos elegir un lenguaje sencillo para que entiendan la situación

De 6 a 10 años: pueden aparecer temores a que pase lo mismo a la persona querida. El miedo a la muerte es normal por lo que hay que intentar que el pequeño hable con nosotros dando un razonamiento más objetivo a nuestras respuestas.

De 10 a 13 años: es aconsejable que participen en los ritos funerarios al igual que los mayores. La transmisión de experiencias previas facilita a los pre- adolescentes un modelo fiable de cómo sobrellevar esos momentos y seguir adelante.

¿Cuándo y cómo  les comunicamos la noticia?

La primera idea que seguro que nos viene a la cabeza es apartar al niño de todo lo que está ocurriendo para protegerle, pero la verdad es que hay que darle la noticia en cuanto sea posible y que sea un familiar con el que el niño tenga un vínculo afectivo muy fuerte (por ejemplo uno de los padres).

limites-de-padres

Lo ideal es que una persona fuertemente vinculada al niño emocionalmente le diga la noticia

Siempre hay que decirle la verdad (siempre adaptada a su capacidad de entendimiento) pero sin eufemismos como “papá se ha ido de viaje”. Intentaremos, según la edad, ponerle ejemplos cercanos y también intentaremos darle esperanza explicándole que el vínculo con esa persona sigue vivo en el recuerdo.

El tema de la muerte tarde o temprano aparecerá en nuestras vidas y tendremos que hacerle frente. Esta misma mañana mi hijo de 4 años me ha preguntado que si él tenía abuelos. Le he dicho que no, que los suyos estaban en el cielo y me ha preguntado que qué hacían allí y por qué no venían a verle. Lo primero que se me ha ocurrido es decirle que están allí porque están cuidando de él para que no le pase nada y le están protegiendo.

Os aconsejo que al menos echéis un vistazo a esta guía que podéis  descargaros gratuitamente en este enlace: https://www.segurosmeridiano.com/uploads/ficheros/noticias/descargas/201510/descargas-descargar-mama-papa-que-es-la-muerte-es.pdf. En ella además de la información anteriormente descrita encontraréis cómo se produce el duelo en los niños y qué hacer cuando este duelo no se resuelve.

Sé que ninguno queremos pasar por este trance, pero si estamos informados quizás podremos ayudar más a nuestros hijos a superar esta situación de la mejor manera posible.

1 comentario
  1. David
    David Dice:

    No me gusta decide q están en el cielo. En el cielo están las nubes, las estrellas… sencillamente, no están. Me gusta más decirle q vuelve a la Tierra y q se convertirá en un árbol u otra planta.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario