,

¿SON SEGUROS LOS ANDADORES PARA BEBÉS?

Seguro que muchas de vosotras habéis usado de bebés los taca-taca o andadores, pero ahora cada vez se utilizan menos. Es verdad que muchas marcas siguen vendiéndolos, pero no conocemos a nadie cercano que los haya utilizado últimamente, así que nos hemos puesto a investigar el por qué este artículo de bebés cada vez se utiliza menos. ¿Es bueno o es malo el andador para los bebés?

Según información recogida de la European Injury Database (IDB), en la UE 28 indican que cada año se producen aproximadamente 580 lesiones en niños de entre 0 y 4 años de edad relacionadas con andadores lo suficientemente graves como para necesitar asistencia sanitaria.

En Canadá las caídas por las escaleras por culpa de los andadores son la causa más frecuente de lesiones graves en la cabeza en niños menores de dos años. Entre 1990 y 2002 se dieron 1935 casos de lesiones provocadas por andadores en niños de entre 5 y 14 meses de edad. Por este motivo, los andadores están prohibidos en Canadá desde el año 2004.

Hay dos cuestiones que hacen de los andadores elementos particularmente peligrosos: el aumento de la movilidad y velocidad y la altura elevada que obtiene el niño en un andador. Los andadores también conllevan un riesgo de caída. En un andador el niño se mueve más rápidamente y dispone de mayor movilidad y alcance. Esto puede provocar caídas por las escaleras, accidentes con estufas, picos de mesas o puertas de cristal. Ofrecen un equilibrio limitado a un niño aún no completamente capaz de mantenerse en pie o caminar. En caso de inestabilidad, los andadores pueden volcar fácilmente.

 

Cuáles son los mayores peligros de los andadores

Vuelcos: los andadores pueden volcar cuando los niños tratan de cruzar superficies irregulares tales como umbrales de puertas o alfombras.

Alcanzar elementos peligrosos: debido a la mayor altura y alcance que obtienen los niños al sentarse en un andador, los padres deben ser conscientes de que muchos más objetos domésticos pasan a estar al alcance de sus hijos, como por ejemplo: cables eléctricos, cazuelas con agua hirviendo, cortinas u objetos en mesas.

Quemaduras: los niños que utilizan andadores pueden quemarse al tocar superficies calientes como las puertas del horno, radiadores, calentadores y chimeneas. También pueden quemarse al alcanzar y volcar líquidos calientes como sopas, cafés o aceite caliente. Además, dado que el niño se encuentra erguido, la mayoría de las escaldaduras tienen lugar en la cara y cabeza.

Envenenamiento: se ha demostrado que los andadores incrementan el riesgo de envenenamiento e ingestión de productos tóxicos. Del mismo modo que con las quemaduras y escaldaduras, el mayor alcance que obtiene el niño al utilizar un andador incrementa las probabilidades de que se envenene al alcanzar productos como plantas, bebidas alcohólicas, productos de limpieza, colonias y tabaco.

 

Qué debemos tener en cuenta al comprar o antes de utilizar un andador

La Alianza Europea para la Seguridad Infantil no recomienda la compra o el uso de andadores, debido al alto riesgo de lesiones que suponen para los niños. Esto también se menciona en la declaración 7 de la Alianza, en colaboración con la ANEC, la voz de los consumidores en materia de normalización, que recomienda que los padres y cuidadores elijan alternativas más seguras que los andadores e insta a los profesionales socio-sanitarios para no fomentar el uso de los mismos. Se han introducido normas voluntarias, así como estrategias de prevención de lesiones, que incluyen la educación de los padres y las etiquetas de advertencia.

En muchos países, se han promovido modificaciones de diseño para conseguir que los andadores sean «más seguros» gracias a disponer de una base mayor junto con otras medidas para evitar las caídas por las escaleras.

Si a pesar de esta recomendación decides comprar un andador, es importante que disponga de las siguientes características de seguridad para ayudar a prevenir las caídas por las escaleras y otras lesiones:

– Comprueba que el andador cumpla la norma europea EN 1273: 2005 Andadores – Requisitos de seguridad y métodos de ensayo.

– Comprueba que el andador no quepa por las puertas para evitar que el niño pueda moverse entre habitaciones.

– Verifica que tiene un mecanismo de agarre para detener el andador al borde de un escalón.

 

Cómo utilizar el andador de manera segura

– Comprar una barrera de seguridad para las escaleras y asegurarse de que está cerrada en todo momento. Cierra todas las puertas.

– Evita que el niño utilice el andador en la cocina. Mantén al niño alejado de las superficies calientes. Mantén cazuelas y elementos calientes alejados de los bordes de mesas y encimeras.

– Ten cuidado con los cables de los electrodomésticos que cuelguen y otros objetos que el niño pueda agarrar mientras que utiliza un andador.

– Evita que tu hijo utilice el andador en habitaciones con chimeneas u otros sistemas de calefacción expuestos.

– Mantén al niño lejos de los baños, piscinas y otras fuentes de agua cuando utilice el andador.

– Permanece con el niño cuando utilice el andador, y restringe el uso del andador exclusivamente a superficies lisas. Ayuda al niño a cruzar puertas o alfombras.

– Recuerda que el niño, al utilizar el andador, está más alto y llega a lugares que de otra forma no llegaría, así que aleja cualquier objeto peligros: medicamentos, detergentes, etc.

 

¿Alguna de vosotras ha comprado el andador para su peque? ¿Nos podéis contar vuestra experiencia?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario