Entradas

Hace ya algún tiempo hablamos en otro post muy de pasada de este producto, pero hoy nos hemos querido detener más a fondo en él.

Conocí Bio Oil gracias a las cajitas de muestras que dan en el embarazo en algunos centros de salud. La verdad es que hasta entonces no había oído hablar de este producto y al echármelo por primera vez para evitar las temidas estrías noté que tenía la piel muy suave, así que decidí buscar más información en internet.

Este producto ha recibido numerosos premios y sobre todo nos garantiza que mejora el aspecto de manchas, cicatrices y estrías. Como además se puede usar durante el embarazo decidí comprármelo para evitar las estrías.

El ingrediente más revolucionario de Bio-Oil es el Purcellin Oil, que hace que el producto sea un aceite ligero y no graso y que además la piel absorba eficazmente todos los componentes, como los aceites de romero, camomila, lavanda y caléndula y las vitaminas A y E.

He aquí mi valoración del Bio-Oil

Cicatrices: es la mejora más visible que he notado. Tuve a mi segundo hijo por cesárea (porque venía de pie) y desde el primer momento usé este aceite. Noté como rápidamente cicatrizaba y casi no se nota la cicatriz.

Estrías: He de decir que en este aspecto también es eficaz (lo usé durante mi segundo embarazo), aunque en el primero use Nivea Caja Azul y he de decir que el resultado es el mismo. La única diferencia a favor de Bio-Oil es que se absorbe más rápido.

Manchas en la piel: personalmente no noté cambios significativos.

Piel envejecida y deshidratada: el embarazo me resecó muchísimo la piel, sobre todo la de la cara,  así que probé también Bio-Oil  para ver si mejoraba la hidratación, pero en este punto tampoco noté resultados. (He probado muchas marcas y ninguna llega a hidratarme bien)

 

El precio de Bio-Oil suele estar en unos 8-12  euros los 60 ml (dependiendo de la farmacia) y a mi me duró como unos 4 meses (recomiendan aplicar la zona afectada dos veces al día durante un mínimo de 3 meses).

 

producto-recomendado

 

 

 

  Dinero

La llegada de un bebé suele ser motivo de alegría para todos pero también es cierto que supone  un desembolso económico que en tiempos de crisis muchas familias afrontan con inquietud.  La situación laboral de nuestro país y los sueldos mileuristas hacen que muchas parejas decidan no tener hijos por la incapacidad de poder mantenerlos.

Desde Trucos de mamás os propondremos una serie de trucos para ahorrar en la compra de los diferentes artículos que componen el ajuar del bebé y demostrar que la llegada de un bebé puede suponer menos desembolso económico del que nos imaginamos. También os pedimos que colaboréis con nosotros y nos hagais partícipes de todas aquellas cosas que os han resultado útiles y baratas que recomendarías a las personas que esperan un bebé.

  1. BAÑERA VS CUBO.  En la llegada de mi primer bebé nos regalaron una bañera con cambiador que se instalaba en la bañera del cuarto de baño.  Precio: en torno a unos 110 euros. Utilidad de la bañera: ninguna. Era tan pequeña que a los 6 meses tenías que prescindir de ella porque el niño ya no cabía. Por ello decidimos comprar un cubo de plástico de toda la vida que sea alto y que no ocupase mucho espacio. El cubo me costó 7 euros y todavía lo uso con mi hija de 3 años y se lo pasa bomba.
  2. PARQUE DE JUEGOS VS CUNA DE VIAJE. Esta opción va en gustos. En mi caso el parque de juegos lo utilizaba para que el niño no se escapase por toda la casa. Con la cuna de viaje esto lo tienes resuelto y tiene una ventaja añadida que es la de llevarla como accesorio de viaje a cualquier lado.  Además las últimas cunas de viaje que están en el mercado ocupan muy poco espacio. El precio de las cunas de viaje ronda los 55-60 euros.
  3.  CREMA ANTIESTRIAS. Muchas de nosotras nos apresuramos a comprar cremas antiestrias en el embarazo y post parto sin detenernos a pensar lo inútil que son en la mayoria de los casos. Como opción barata e igual de efectiva proponemos tres productos: Nivea Caja Azul ( 3-4 euros), Aceite de Rosa Mosqueta (8-10 euros) y si quieres invertir un poco más puedes comprar Bio Oil (10,50 euros).
  4.  PAQUETES DE TOALLITAS VS DISPENSADOR . Aunque parezca una tontería el ahorro en toallitas húmedas es muy grande. Con el dispensador las toallitas limpiadoras salen de una en una pero en el caso de las toallitas suelen salir dos o 3 al tirar de ellas.  En mi caso, como siempre voy con prisas las saco de un tirón y al final al limpiar al niño gastaba toallitas inutilmente. Además luego se me olvidaba cerrarlas y al utilizar de nuevo el paquete estaban casi todas secas.  Con el dispensador de toallitas esto no pasa.
  5.  CAMBIADOR DE VIAJE.  Podéis ahorrar el dinero que os puede costar un cambiador de viaje si utilizais los típicos empapadores que venden en farmacias. Son cómodos y desechables.

 

Uno de mis secretos mejor guardados para lucir una piel luminosa e hidratada es el Aceite de Rosa Mosqueta 100% puro, de la marca Sara Simar.

Me encanta este producto por sus múltiples beneficios para la piel. Primero de todo, es un excelente nutriente y previene la formación de arrugas. Incluso es muy eficaz para el contorno de ojos, reduciendo esas “odiosas líneas de expresión”

Si estás embarazada, encontrarás en él tu mejor aliado para combatir  “esas estrías que tanto nos preocupan” y atenuar las manchas oscuras que salen en la cara como consecuencia del embarazo o del sol.

Además, al ser un regenerador natural es muy bueno para las quemaduras de nuestros niños. ¡Y lo mejor de todo! Su precio, 12 euros.