Entradas

EL ESTRÉS DE LA TETA: DIARIO DE UNA FUTURA MADRE SOLTERA

Dalia ha tomado la decisión de ser madre soltera. Es algo que lleva meditando desde hace tiempo y tras sus continuos fracasos sentimentales ha pensado que su vida puede llevar un rumbo diferente al que tenido hasta hoy. Este es el argumento de  “El estrés de la teta”,   el libro de la escritora Dalia Sthendal que ya está disponible en la plataforma de Amazon  y que podeís adquirir en formato papel o versión Kindle.

 

 

Para los que dispongaís de la opción de Kindle Unlimited la descarga es gratuíta. Y si no teneís el e-book de Amazon no os preocupeís porque Kindle está también como APP en todos los dispositivos Android.

EL ESTRÉS DE LA TETA: DIARIO DE UNA FUTURA MADRE SOLTERA  Foto de %title

Ante los numerosos correos recibidos por Dalia pidiendo que su blog personal fuese transcrito como un libro, esta madre soltera se ha decidido a dar el paso y ha publicado su primer libro. En él cuenta sus aventuras y desventuras como madre soltera y sus pasos para conseguir una ansiada maternidad que parecía no llegar porque no encontraba el amor de su vida.

“Me llamo Dalia y tengo 38 años. En este momento de mi vida las ilusiones que tenía se han ido desvaneciendo poco a poco: cuando tenía 15 soñaba con estudiar una carrera, con 20 tener un novio con el que casarme; con 25 un trabajo estable y en el que ganase mucho dinero; con 30..simplemente un novio y ahora recién cumplidos los 38..simplemente un trabajo.

Tengo la sensación de que nunca he cogido al toro por los cuernos, por eso creo que ha llegado el momento de tomar una decisión importante en mi vida; quizás la más importante: quiero ser madre.

Con poca estabilidad laboral, y ninguna sentimental, me embarcaré en la aventura más maravillosa que una mujer pueda tener (¿o no???). Comienzo hoy este diario para compartir con el mundo entero esta vivencia (ya que no tendré a un hombre a mi lado..) En fin, este es mi propósito para este nuevo año: vivir la experiencia más alucinante de mi vida……

 

 

Un relato con el que viviréis de primera mano la historia de esta mujer y su sueño por ser madre….

¿POR QUE LAS MADRES NO ADELGAZAMOS? EL POST INVITADO

Hoy nuestro post invitado nos llega de la pluma de Dalia Sthendal y su libro, “El estrés de la teta”.  Una madre soltera que cuenta su día a día en el dificil mundo de la maternidad. En su post de hoy la pregunta del millón: ¿ Por qué las madres no adelgazamos?

 

Hace algunos años, cuando estaba trabajando en una empresa una compañera nos contó una curiosa teoría de la que nos reímos en su tiempo, pero que hoy ha vuelto a mi memoria para recordarme que la pobre chica quizá tuviese razón.

Ella afirmaba que cuando las mujeres somos mamás comienzan a surgir los problemas y tareas, multiplicándose a nuestro alrededor como en la parábola de los panes y los peces, y muchas veces el verdadero problema es que nos creemos que somos super woman y no delegamos, con lo que al final vamos generando a lo largo del día tanta ansiendad que, al llegar a casa, solo puede ser calmada con kilos y kilos de chocolate, fritos,  pan, chorizo o cualquier otra vianda, poco saludable por supuesto, que caiga en nuestras manos.

Hoy he sufrido en mis carnes esa maravillosa teoría. Para ser lunes prometía ser un día normal, exceptuando que Victoria ha estado toda la noche mala devolviendo, ha debido coger un virus de esos que están tan de moda ahora. El hecho de no dormir en toda la noche ya me provoca, como a la mayoría de las personas, un estado de “mala leche” que me puede durar varios días. He empezado el día moviendo cielo y tierra para intentar que me dieran cita en el médico antes de irme a trabajar, pero nada, ha sido imposible.

-Mamá, por favor, lleva a Victoria al médico de urgencias, a ver que te dicen.

-Será un virus de esos, como hay tanta mierda en las calles, y los que gobiernan no hacen nada, no me extrañaría que pronto encontrásemos ratas andando por las aceras.

Lo cierto es que en esta ocasión mi madre tenía toda la razón, pero dejando la limpieza de las calles para otro momento y siguiendo con la teoría del adelgazamiendo, he salido corriendo de casa sin darme tiempo a desayunar.

-Ya me compraré algo por el camino, pensé. Y lo único que he podido encontrar abierto a esas horas ha sido una tienda de bollería congelada y muffins, así que con la cabeza en otra parte, es decir, en Victoria, me he metido entre pecho y espalda uno de pepitas de chocolate.

Toda la mañana he estado esperando nerviosa la llamada de mi madre; afortunadamente lo de Victoria era un virus y me han dicho que estaría así durante tres días.

Al llegar la hora de la comida me he dado cuenta que con toda la trapisonda de esta mañana me había olvidado el tupper con mi ensalada de arroz en la nevera de casa, así que he tenido que bajar al bar de abajo a comprarme un bocadillo de tortilla, que era lo más económico.

Como he llegado tarde he tenido que recuperar las horas, con lo que mi estrés iba en aumento por tener que dejar más tiempo a Victoria con su abuela, eso sin contar que todo el día he estado pensando en ella y no he podido hacer ni la mitad de las cosas que tenía previstas.

He salido pitando y al llegar a casa Victoria estaba dormida, con lo que he aprovechado para ir al supermercado no sin antes pasar por la zona “hot” de la casa (dónde mi madre guarda todos los dulces) y aprovisionarme de varios trozos de turrón que habían sobrado en Navidad.

Ya en el super además de llenar el carro con cosas para Victoria (cereales, potitos, leche y cosas así) la he llenado de comida-basura, que parece que es lo que sienta mejor a mi cabeza.

En fin, acabo de llegar a casa y Victoria sigue durmiendo y a mí me espera una gran bolsa de conguitos frente al televisor. Eso sí, ¡¡¡mañana al gimnasio!!!

Creo que la teoría de mi compañera era cierta, o eso o mi fuerza de voluntad para no caer en la tentación es nula….

 

SOY UNA MADRE NORMAL

Yo soy una madre normal.

Con mis virtudes y mis defectos pero de lo más normal.

No pretendo ser una madre heroína que muestre a todo el mundo lo mucho que se sacrifica por sus hijos y lo buena que es.

Tampoco pretendo ser esa mujer protectora y supermadre que es capaz de defender a capa y espada todas las acciones que hacen sus hijos, estén bien o estén mal, sean justas o injustas y que es capaz de hacer cualquier cosa por ellos.

No soy una madre victimista que carga diariamente con el peso de la crianza de sus hijos. La maternidad es algo que se elije y desde pequeños sabemos que todo acto tiene sus consecuencias y eso es tan verdad como la vida misma.

Intento cuidar cada día a mis hijos como mejor puedo, pero soy normal.

Y esta normalidad hace que muchas veces esté frustrada como madre.

No me pongo a estudiar con ellos, ni les ayudo a hacer los deberes, ni siquiera se los corrijo y a veces eso hace que me sienta mal.

Tampoco les defiendo si no estoy de acuerdo con lo que hacen o a quién se lo hacen. Son todavía muy pequeños pero creo que en la vida hay que ser justo e intento practicar con el ejemplo aunque a veces me duela.

No quiero que hagan actividades que no les gusten sólo por el hecho de hacerles creer que son los mejores. No presumo de sus notas o de sus logros.

La gente me critica por ser normal.

Si no es porque no se cuidar a mis hijos, es porque no les ayudo lo suficiente, o porque en algunas cosas me vuelco demasiado.

También porque les doy demasiados caprichos, o porque se los prohibo, por enseñarles a disfrutar o por no castigarles, por dejarles que decidan su propio camino o por no hacerlo.

El caso es la crítica fácil.

Y me compara por ser así. 

Ser una madre normal es lo que tiene. Puedes ser comparada con el resto de madres del mundo, que evidentemente son mejor que tú. Estarán mejor formadas, serán mejores madres y criarán a sus hijos de una forma perfecta, cosas a la que tu nunca llegarás por ser una madre normal.

 

Quizás viva en mi ignorancia pero prefiero ser así. Todos los días repito a mis hijos la misma frase: Sed felices y disfrutar cada momento de la vida . 

 

By Chloe