MADRE PRIMERIZA: 10 ERRORES QUE ES PREFERIBLE EVITAR

Errores madre primeriza

¿Eres madre primeriza? Seguro que te has visto reflejada en alguna de estas situaciones que, de saber que podían ocurrir, querrías haber evitado. Aquí os ponemos alguna de las que hemos vivido nosotras. ¿Se te ocurren más?

 

Evita las visitas masivas al hospital

Sobre todo cuando tenemos el primer hijo es normal que amigos y familiares quieran conocer al nuevo miembro del grupo, pero a veces las visitas se convierten en interminables y las habitaciones parece más un bar que un hospital. Además es normal que los padres, y sobre todo la madre, estén cansados, sin contar con que casi todo el mundo que pasa por allí querrá coger al bebé. Si no queréis que la gente acuda “a mansalva” al hospital podéis decir antes a los amigos y familiares que preferís que ya visiten al bebé cuando estén en casa.

Intenta no tener “espectadores”mientras das el pecho

Al principio de dar el pecho es normal que no salga todo bien a la primera: estamos esperando que suba la leche, el bebé no se agarra o no succiona fuerte, el pecho nos duele o no sabemos cómo tenemos que colocar al bebé. En esos momentos hay que intentar estar tranquilas y relajadas, aunque es complicado. Si tenemos gente mirando y diciéndonos cómo tenemos que dar el pecho esos momentos se pueden convertir en una auténtica pesadilla (y lo digo por experiencia).

Mantén alejadas a las personas que ponen en tela de juicio tus decisiones

De pronto tienes tu primer hijo y…muchas de tus decisiones son rebatidas: que si no le pongas esa camiseta, que si tiene frío, que si tiene calor, que le des el pecho que tiene hambre, que no le acuestes solo, que le acuestes solo… En fin, que bastante lío tiene una madre primeriza en la cabeza como para estar oyendo opiniones, muchas veces sin pedirlo, durante todo el día. Lo mejor es que si tienes alguna persona de este tipo alrededor intentes alejarte el mayor tiempo posible de ella, porque al final te agobiará.

No te sientas mal si las cosas no te salen bien a la primera

¿No sabes cambiar el pañal? ¿Pones al bebé el body del revés? ¿Se te olvidó ponerle crema antes del pañal? No te preocupes, nos ha pasado a todos. El proceso de ser padres no se aprende de un día para otro, después de cambiar 20 pañales serás la “number one”

No dudes nunca de tus capacidades

Seguramente hablando con otras mamás, amigas o vecinas sientas que quizás hay cosas que no estás haciendo bien. O incluso habrá personas que te comparen con lo que hacen otras mamás. Todos podemos hacer de todo, así que nunca dudes de que lo que estás haciendo es lo correcto.

Saca un ratito de tiempo para ti misma

Uno de los fallos que solemos cometer las madres primerizas es estar pendientes del bebé casi las 24 horas del día. Es normal, pero también tenemos que dejar un ratito al día para hacer alguna actividad que nos guste (leer, ver la televisión, ir al gimnasio) ya que al final esos pequeños momentos nos dan fuerza y nos recargan de energía para poder seguir afrontando con positividad la dura tarea de cuidar a un bebé.

No descuides tu aseo personal

En ocasiones el bebé nos quita tanto tiempo que nos olvidamos hasta de arreglarnos. Es importante que nosotras nos sintamos bien tanto física como síquicamente para cuidar a nuestros hijos, y el sentirnos guapas nos ayudará.

No intentes agradar a todo el mundo

¿Tu suegra quiere que tu hijo vaya a su bautizo con el traje que llevó tu marido y tu no quieres? ¿No quieres darle chupete y tu mejor amiga te regala uno porque a ella le fue bien? ¿La vecina te regala unos pendientes para tu hija y tu no se los quieres poner? No tienes que hacer cosas que no quieras por agradar a todo el mundo. Piensa que es mejor una respuesta correcta pero firme que no arrepentirte de no haberla dado antes.

No sigas al pie de la letra todo lo que pone en Internet

En Internet hay muchas cosas útiles pero hay otras que no lo son tanto. Sobre todo a la hora de buscar información importante consulta con páginas de especialistas o consulta con el pediatra.

Tu bebé es único: evita comparaciones

Acostúmbrate a las comparaciones porque son el pan nuestro de cada día de casi todos los padres: que si mi hijo es más alto, que si come más, que si saca mejores notas, que si juega bien al fútbol… Cada niño es único y tiene diferentes capacidades, así que evita comparar a tu hijo con otros y, sobre todo evitar a personas que hacen comparaciones negativas.

 

 

Errores madre primeriza

 

¿Se te ocurre alguno más? Compártelo con nosotras

1 comentario
  1. Nuria
    Nuria Dice:

    Confia en ti, y haz que respeten tus decisiones. A veces la mama primeriza es tratada cm si volvieta a tener 5 años y no, somos super mamas cn gran capacidad d aprendizaje :):) gran post!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario