¡MAMA TE HAS OLVIDADO DE MI EN EL COLEEEEE!!!

niños

Ayer viví  una anécdota digna de  “desastres como padres”. Así friamente podemos poner el grito en el cielo pero seguro que a más de uno os ha pasado una situación parecida en alguna ocasión.

Ayer fue dia no lectivo por aquello de los Carnavales aunque los más pequeños tenían guardería. Sobre las nueve y media de la mañana llevé a mi hijo pequeño al cole y encontré a un grupo de madres cuchicheando en la puerta. Oí a una de ellas de fondo que increpaba a una madre…

  • Que poca vergüenza, dejar al niño ahí e irse, es que hay que tener valor – decía indignada-.

Cuando entré a clase la educadora me comentó lo que había pasado. Al parecer, una de las madres había llevado al colegio a su hijo y le había dejado en la puerta para que subiese a clase. El niño había ido allí y tras un rato en el aula bajó de nuevo  llorando desconsoladamente en busca de alguien.

Las profesoras de guardería salieron alarmadas y vieron al niño en las escaleras esperando a las profesoras. Hablando con ellas me comentaron que este caso se había repetido en varias ocasiones en los dos últimos años y que los padres cada vez cometían “mas despistes” con los niños.

¿Y por qué? ¿Cómo se pueden repetir estas conductas en los padres?

Nuestro ritmo de vida actual hace que cada vez tengamos más despistes de este tipo:

ESTRÉS LABORAL

La agenda de los padres cada vez es más extensa. Son muchas las familias que tienen que combinar y adaptar los horarios de trabajo de los progenitores con el de los niños. Si trabajan los dos hay que hacer verdaderos puzzles para dejar a los niños, recogerlos, llevarlos a actividades extraescolares,  competiciones deportivas, talleres con los hijos en el colegio y cientos de cosas más.

Los papás actuales están agotados y solo viven por y para cuadrar horarios.

Hace poco una compañera de trabajo me comentaba que su cabeza está las veinticuatro horas pensando en cuadrar horarios de trabajo y colegio y que acaba el día “agotada y desquiciada”.

Nuestro ritmo de vida actual impide que disfrutemos de nuestros hijos lo que quisieramos. Queremos darles una calidad de vida y que no les falte de nada pero en realidad les privamos de lo verdaderamente importante para ellos: el tiempo para estar con ellos.

LAS AGENDAS DE LOS PEQUEÑOS “MINISTROS”

Nuestros hijos tienen agendas que ya la quisieran muchos ministros. La planificación diaria de las tareas de un niño es inmensa y cada vez les cargamos con más cosas. Intentamos cubrir las horas con actividades extraescolares y muchas veces se nos olvida que tienen y a que hora salen.

Seguro que a más de uno de vosotros os ha pasado (espero no ser la única 😉 ) el que os hayan llamado del cole para deciros que vuestro hijo estaba esperando en portería porque nadie había ido a por él. No es por justificarnos en nuestra labor como padres pero es cierto que llega un momento en el que no sabes si tienen inglés, judo, karate, robótica, ballet o mil y una actividades a lo largo de la tarde.

 

LAS TERCERAS PERSONAS

Los padres recurrimos a familiares y amigos para que acudan a recoger al colegio a nuestros “pequeños retoños”.  Cuantas veces he oido la frase “¿pero no era tu madre la que tenía que ir a recogerlos al cole? No,  era la tuya….”.  En nuestro planning diario estas terceras personas tienen una importancia fundamental ya que nos salvan de vidas caóticas en muchas ocasiones pero a veces el plan B falla y nos quedamos con los niños en la puerta del cole.

 

“RECADOS ” DE ÚLTIMA HORA

Hace unas dos semanas un niño esperaba a su madre en la puerta del colegio. A las cinco y diez, como era habitual las puertas se cerraban y el niño contemplaba aterrado que nadie había ido a recogerle.

El conserje lo llevó a portería y casi al instante llegaba la madre con un carro . La pobre mujer se había despistado porque creía que le daba tiempo a hacer la compra y se había olvidado de recoger al niño.

La cara cuando vio al niño desangelado, todo un poema.

 

Y es que, aunque nos echemos las manos a la cabeza cuando vemos en los informativos situaciones de este tipo más de uno hemos gritado alguna vez ¡Me he olvidado al niño en el coleeeeeee!

 

@Trucosdemamás.

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario