Hoy os quiero hablar de un producto que ha caído en mis manos y que llevo probando un par
de semana: Silk’n Silhouette.

 

 

Desde que he sido madre he notado que me es más difícil perder peso y que hay partes de mi
cuerpo que han cambiado, como por ejemplo el caso de la tripa. Tras mi segundo embarazo se
se me ha quedado más flácida y tengo ese pequeño “flotador” alrededor que no desaparece ni
con dieta.

 

Además mi falta de tiempo no ayuda en esto, puesto que ya no voy tanto al gimnasio como
cuando no tenía hijos y muchas veces recurro a la comida precocinada porque no me ha dado
tiempo a prepararme nada para comer.
Una de mis principales preocupaciones, como la de muchísimas personas, es la celulitis, que
también, debido a las falta de ejercicio y a la comida basura se ha visto acrecentada.

 

 

 

Por esta razón he decidido recurrir a un método que me permita utilizarlo en casa (puesto que
no tengo tiempo para ir a un centro de belleza a darme este tipo de sesiones) y con el que
pueda combatir tanto la flacidez como la celulitis.

 

Silhouette de Silk’n combina tres fuentes de energía: la radiofrecuencia bipolar (usada como
tratamiento estético para tensar la piel y reducir la grasa), la energía de luz LED y la energía
térmica para reafirmar y suavizar la celulitis (no pensemos que va a desaparecer de un día para
otro). Según indica el fabricante, con la radiofrecuencia se reafirman las capas más profundas
de la piel reduciendo los niveles de celulitis, la energía de luz LED rejuvenece y restaura el
equilibrio natural de la piel y la energía térmica IR mejora la textura de la piel.

 

Antes de explicaros mi experiencia con este aparato he de decir que no está indicado para
mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además tiene otro tipo de
contraindicaciones.

 

El funcionamiento es muy sencillo: se conecta el aparato a la corriente eléctrica y comenzarán
a parpadear una serie de luces. Deberemos seleccionar la potencia con la que queremos que
trabaje el aparato. En la primera sesión se recomienza comenzar con el nivel 1 (menos
potencia y minutos de exposición) para ir aumentando poco a poco en las sesiones hasta el
nivel 3.

 

 

 

 

 

Una vez conectado extendemos el gel que viene junto con el aparato y que es esencial para el
buen funcionamiento del mismo. En las dos semanas que llevo usando el aparato he visto que
el gel se gasta muy rápido. He de decir que como se me gastó probé con otro gel de base
acuosa que tenía por casa y también me ha funcionado, y en la propia página del fabricante se indica que si se decide no usar el gel de la marca es importante que se use un gel básico
transparente y de base acuosa.

 

Una vez hecho esto comenzaremos a darnos pequeños masajes en diferentes direcciones
dependiendo de la zona que queramos tratar; así, si ese en el muslo de arriba para abajo, en
los glúteos arriba y abajo y de izquierda a derecha o en la tripa de un lado a otro en línea recta
o haciendo un pequeño semicírculo.

 

Aunque el aparato se puede usar en todas las zonas del cuerpo, normalmente se usa en el
abdomen, brazos, espalda, tórax, glúteos, muslos y gemelo.

 

 

 

 

 

Yo estoy en la segunda semana de tratamiento y el fabricante indica que siguiendo un
tratamiento intensivo (2 veces a la semana, durante 10 semanas y usándolo unos 15-20
minutos por zona) notaremos los resultados. Tras estas semanas actualizaré el post y os
contaré los resultados que he notado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.