Cuando se cumple un año del primer cierre de los colegios, el Curso de Actualización en Pediatría de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) repasa los efectos de la situación vivida, como el aumento del sobrepeso y la obesidad y los trastornos de ansiedad en menores.

 Dificultad para dormir, miedo a salir a la calle, menos ejercicio, más pantallas, aumento del sobrepeso y obesidad… Éstas son sólo algunas de las consecuencias del confinamiento y de la situación generada por la pandemia de COVID-19 que los pediatras de Atención Primaria han visto en su consulta en los últimos meses.

Para hacer frente a estos retos los pediatras de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria se reúnen estos días para adaptarse a la situación epidemiológica actual y analizar todas estas nuevas consecuencias en los más pequeños de la COVID-19.

“La pandemia ha influido de forma muy notable en los hábitos saludables de los niños, y ha afectado a todas las edades y grupos sociales”, explica el Dr. Luis Carlos Blesa, pediatra del Centro de Salud de Valencia Serrería II. Señala que “la impresión del colectivo pediátrico es que ha aumentado la obesidad y el sobrepeso en niños, y de forma notable.

Del mismo modo, señala que ha aumentado el sedentarismo y disminuido la actividad física, “tanto en el ámbito lúdico como en el del deporte”.

La Dra. Concepción Bonet, pediatra del Centro de Salud Segre, en Madrid ha hablado sobre la “época oscura que estamos pasando todos, también los niños”. Tras los meses de confinamiento, los pediatras de Atención Primaria han detectado un aumento de “ansiedad de los niños: dificultad para dormir, miedo a salir a la calle… también trastornos de sueño y trastornos de ansiedad por separación con familiares graves o ingresados”.

Como en el caso de las secuelas físicas en niños, la Dra. Bonet indica que quizá es pronto para cuantificar el daño psicológico, pues sólo existen datos parciales. Destaca que “en Madrid, el Hospital Niño Jesús ha registrado un 20% más de consultas urgentes de Psiquiatría en el período post confinamiento y el Hospital San Juan de Dios, en Barcelona, un 40% más de ingresos en 2020 con respecto al 2019 en Psiquiatría. Estas urgencias hospitalarias han atendido a más adolescentes de 12 a 16 años, sobre todo con trastornos de conducta alimentaria.

A estos datos se han unido esta semana algunos de los que indica la encuesta del CIS sobre los efectos psicológicos de la pandemia. En el apartado sobre la infancia, el 52,2% de los padres que han convivido con sus hijos menores ha percibido cambios en la forma de ser de estos. El 72,7% de los que han notado alguna alteración asegura que estos han mostrado “cambios de humor” y un 30,4% “cambios en el sueño”.

Que la pandemia nos ha cambiado a todos es un hecho. Y que los niños han dado el mejor ejemplo de educación y constancia también. Y aunque veamos aparentemente a nuestros hijos felices tenemos que estar alerta de cualquier señal, por muy pequeña que sea en ellos, ya que los efectos de la pandemia en los más pequeños, como dicen los pediatras de atención primaria están todavía a mucha distancia de ser cuantificables.

2 comentarios
  1. Mirabela
    Mirabela Dice:

    Muchas familias quieren tener niños , pero no cada mujer puede quedarse embarazada . Gracias a nuestra medicina de hoy! Soy la madre del vientre de alquiler y nunca he pensado que eso es antinatural . Mi bebé nació sano y somos la familia más feliz del mundo, gracias a la clínica de Feskov en Ucrania que nos ayudó muchísimo ser padres! Mi hija tiene 3 años ya. Gracias a nuestra doctora Elena tan buena profesionista !

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.