Entradas

¿Sabías que promoviendo la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses se pueden salvar muchas vidas? Nosotros podemos poner nuestro granito de arena ayudando en proyectos que fomentan la lactancia materna en los países más desfavorecidos, y por lo tanto, luchar contra la desnutrición infantil.


Blogueras por la lactancia es una iniciativa de Ayuda en Acción cuyo objetivo es lograr fondos para realizar estos proyectos en la zona del Sagel ( Africa Subsahariana) ¿Quieres unirte a nuestro reto? Ayudanos a difundir esta iniciativa en redes sociales, amigos, familiares….

En el siguiente link  puedes también hacer tu aportación por esta iniciativa.

GRACIAS A TODOS!!!

 

@Trucosdemamás

 

 

 

blogueras por la lactancia

Nuestro post invitado de hoy viene de la mano de nuestros amigos de Baby Planner Barcelona que hoy nos hablan de la mastitis en la lactancia.
La experiencia de la maternidad está compuesta por miles de historias con un denominador común, nuestro bebé.
El bebé desde el momento en que entra a formar parte de nuestra vida está presente en todas nuestras situaciones diarias, el viajar, el relacionarnos, el dormir y otras muchas incluidas el comer.

La comida es un momento de conexión con nuestro bebé, tanto si son buenos comedores como si no lo son, si hemos optado por la formula como si hemos decidido darle el pecho. El momento nos va a dejar muchos de aquellos recuerdos que forman parte del apartado “imborrable” de nuestra memoria, risas, riñas y alguna que otra lagrimilla.
Cada método tiene su formula y su manera de hacer; cuando optamos por formula, el tipo de biberón y de tetina es importantísimo, así como la leche que mejor se va adaptar a nuestro bebé.

Por otro lado tenemos la lactancia materna en la que también nos vamos a encontrar cosas, una de ellas tiene un nombre que perfectamente se podría substituir por el clásico “patata” al realizar una foto, pero con una gracia menor si hablamos con alguna madre que ha pasado por ello. Estamos hablando de la Mastitis.

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una obstrucción de los conductos por los que va la leche en el pecho dando lugar a una inflamación. Esta inflamación también puede ser producida por una infección causada por lo anterior o por las fisuras y heridas que se causan en los pechos durante la lactancia siendo una vía de entrada de gérmenes.
Puede ser puerperal si se da en madres lactantes o no-puerperal si se da en el resto de casos. Recibe otros nombres como absceso subareolar, ectasia ductal, inflamación periductal o enfermedad de Zuska, aunque en el entorno embarazadas, el más conocido es el de Mastitis.

 

CURIOSIDAD:Aunque no es lo habitual y es una enfermedad como hemos dicho muy relaciona con las mujeres lactantes, también se puede dar en hombres y en este caso por su similitud con el cáncer de mama y la rareza de la enfermedad, puede ser mucho más molesto.

¿Debo dejar de amamantar si tengo mastitis?No. Es muy importante que aunque puedas sentir dolor al realizar las tomas, el bebé haga que circule la leche para evitar que se creen nuevos bloqueos.Si el bebé no vacía por completo el pecho, es importante que lo hagas tú.

CURIOSIDAD: La mastitis no le hará ningún daño a tu bebé, aunque puede reducir la cantidad de leche producida en el pecho afectado.

 

El primer paso a seguir es acudir a tú medico a que verifique realmente que se trata de una mastitis, una vez tenemos la conformidad de ellos, podemos optar por alguno de los siguientes trucos caseros:

 

  • Los masajes suaves, con las yemas de los dedos pueden ayudar a desbloquear los conductos.
  • El más comentado por las abuelas, las hojas de col. Al tratarse de un antiinflamatorio natural, puede ayudar a reducir los dolores provocados por la mastitis. Lo único que tenemos que hacer para usar este remedio es colocar unas hojas de col sobre la zona afectada.
  • Podemos aplicar infusión de tomillo o salvia. Ambos son antibióticos naturales y nos pueden ayudar en el tratamiento de la mastitis y su prevención. Simplemente realizamos la infusión con la ayuda de un paño o toalla la frotamos por la zona realizando masajes suaves.
  • El romero es otra infusión que nos puede ayudar a reducir el dolor por su alto contenido antiinflamatorio.
  • Consumir unos dientes de ajo es recomendable, las propiedades antibióticas naturales nos pueden ayudar, aunque queda claro que esto no es para todos los públicos…

 

Decidamos lo natural o lo convencional, las enfermedades siguen su camino y los síntomas los vamos a calmar pero van a seguir existiendo, la paciencia y la calma seguramente serán las únicas soluciones reales en el momento de la verdad y las caricias de nuestro peques la solución.

Sira Bellot
Consultora en Maternidad y Paternidad.
www.babyplannerbarcelona.com
T. +34 93 275 31 82

Nuestro post invitado de hoy viene del blog http://mylittlecupcakenutritionandbabycare.blogspot.com/ creado por Sara Romeiro, una nutricionista portuguesa que en su blog nos cuenta muchos trucos, consejos y recetas naturales tanto para bebés como para mamás.
Hoy en día, es recomendable que la madre lactante coma de todo, lo más diverso posible, asegurando el consumo de frutas y verduras, carne y pescado, cereales y tubérculos, productos lácteos y un poco de grasa (preferiblemente vegetal).

Aunque la lactancia despierte el apetito y provoque el gasto de una gran cantidad de calorías, no hay necesidad de duplicar la cantidad de alimentos, o cometer excesos. Se debe ingerir suficiente comida para satisfacer el hambre (físico, no psicológico), no saltarse comidas  y no pasar muchas horas sin comer.

Para que el bebé crezca sano debe de evitarse el consumo de alcohol y limitarse el consumo de bebidas y alimentos estimulantes como el té, café y chocolate.

El consumo excesivo de leche, hoy en día sabemos que es un mito y no es aconsejable. La madre debe beber líquidos en abundancia, sí, pero en forma de agua o infusiones como melisa, manzanilla o hinojo.

Además, puede y debe comer de todo, aunque hay alimentos que pueden causar malestar intestinal en los lactantes. Aquí, es la madre que tiene que entender cuales son los alimentos que tolera su retoño. Algunos alimentos que causan gases pueden causar molestias al bebé, tales como legumbres, cebollas crudas, pimientos, coliflor, coles de bruselas, pepino, col y el brócoli. Algunas frutas como los cítricos, el kiwi, las fresas y frutos rojos también pueden causar una reacción.

images

Alimentos como el pepino o la cebolla pueden provocar malestar en el lactante

 

El truco en estos casos es comer estos alimentos inmediatamente después de amamantar. En mi caso, nunca dejé de beber café, uno por la mañana y otro después de la comida. Una vez que terminaba de amamantar o sacar leche, bebía mi café y esto nunca le provocó cólicos a “Baby C”.

El único momento en que pasé la noche despierta fue cuando me decidí a comer una caja de tres Ferrero Rocher que el padre trajo. En el momento no lo pensé, pero nunca más he vuelto a caer en el mismo error!

 

Todos los otros alimentos, los comi sin ningún problema y traté de variar al máximo. Coincidencia o no mi Cupcake come todo y no extraña ningún sabor. 🙂

 

¡¡Muchas gracias a Sara por cedernos este interesante artículo y a Rute por traducirlo!!!

 

 

La Asociación Española de Matronas y Cerveceros de España lanzan la campaña “Su alimentación depende de ti. Durante la lactancia, bebe SIN”

Gracias a Madresfera pudimos asistir a una nueva campaña informativa avalada por el Ministerio de Sanidad y dirigida sobre todo a mujeres embarazadas y que estén dando el pecho para informar sobre las necesidades nutricionales especiales que tienen estos dos grupos de mujeres y desterrar determinados mitos y leyendas urbanas que existen alrededor de este tema.

 

IMG_20150609_181127

Ante todo destacar que tanto durante el embarazo y la lactancia el consumo de alcohol por parte de la madre debe ser NULO, ya que pasa directamente a la sangre, en el caso del feto, y a la leche en el caso del lactante, con lo que puede ser perjudicial para el bebé.

Pero ¿y si estamos dando el pecho? ¿podemos optar por la cerveza sin alcohol?. La respuesta es sí.

 

Propiedades antioxidantes

Recientemente, una investigación publicada por la Universidad de Valencia y el Hospital Dr. Peset de Valencia ha constatado que las madres lactantes que suplementan su dieta con cerveza sin alcohol disponen de una leche un 30 por ciento más rica en antioxidantes, así como una mayor capacidad antioxidante, tanto en la sangre, como en la orina. El estudio ha asegurado que los bebés, cuyas madres siguen una dieta complementada con cerveza sin alcohol, manifiestan un menor nivel de oxidación celular en su orina. Pero ¿porqué estos resultados? Por las propiedades innatas que tiene la cerveza (supongo que pasaría igual si tomamos otro tipo de alimentos ricos en antioxidantes) que destacamos a continuación:

Vitaminas: contiene la mayoría de las vitaminas  B, por ejemplo, niacina, riboflavina (B2) y piridoxina (B6). Además de ácido fólico, una vitamina esencial para el sistema nervioso.

Minerales: contiene magnesio, calcio, fósforo, potasio y silicio, un mineral esencial en los procesos de calcificación que inhibe la pérdida de hueso e incrementa la densidad ósea.

Antioxidantes:  aporta polifenoles o antioxidantes naturales, que podrían proteger frente a enfermedades cardiovasculares, así como reducir los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento del organismo.

Maltodextrinas:   destaca por su contenido en maltodextrinas, carbohidratos complejos de absorción lenta que se metabolizan liberando progresivamente unidades de glucosa y favorecen la hidratación.

Si queréis saber más aquí os dejamos un enlace que hemos encontrado sobre un estudio de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación sobre las propiedades de la cerveza sin alcohol en el que aparece un epígrafe sobre las necesidades nutricionales de la mujer durante el embarazo y la lactancia.

 

IMG_20150609_184235

Una de las dudas que surgieron durante la charla fue la clasificación de las cervezas en 0,0 o sin alcohol, ya que la graduación no es la misma y las denominadas “SIN” suelen tener un mínimo de alcohol. La respuesta fue que ahora mismo la cantidad de alcohol que llevan este tipo de bebidas es muy pequeña y que no afecta al lactante.

Por último preguntamos a los ponentes que hay de cierto en el mito de que si tomas más cerveza produces más cantidad de leche durante la lactancia. Esto no ha podido ser demostrado; lo que si que se ha demostrado es que la cantidad de leche está relacionada con el nivel de hidratación (es decir, los líquidos que consumamos), así que durante esta etapa es conveniente beber mucho líquido en forma de agua, infusiones, zumos o ¿porqué no? de vez en cuando una cervecita sin alcohol, sobre todo ahora que llega el calor.

 

 

 

 

 

La gran mayoría de las madres estamos de acuerdo en que la leche materna es lo mejor para nuestros bebés, y muchas de nosotras intentamos ampliar la lactancia todo lo que podemos, pero ¿qué pasa cuando nos reincorporamos al trabajo? Muchas de nosotras dejamos de dar el pecho y una de las principales razones es por la incomodidad de los extractores de leche. Una de sus principales desventajas es lo ruidosos que son. ¿No os ha pasado alguna vez ir al baño del trabajo y oír el ruido característico del sacaleches? ¿Y si somos nosotras las que tenemos que hacerlo? El hecho de que la gente entre y salga y puedan estar oyendo el “run run” del sacaleches, y el qué pensarán,  pone a prueba a cualquier madre en periodo de lactancia.

Gracias a Madresfera y a Freefarma ayer estuvimos en la presentación de un producto que nos sorprendió bastante. La presentación corría a cargo de Difrax una marca nacida hace casi 50 años en los Países Bajos que poco a poco se está introduciendo en el mercado español. Su directora, Vivienne van Eijkelenborg fue la encargada de comenzar la presentación.

 

DSC00162

Vivienne van Eijkelenborg , directora de Difrax, en un momento de la presentación.

 

 

Los objetivos de la marca son claros: unir un producto útil para los padres con un diseño innovador y atractivo. Entre sus creaciones destacan los chupetes (que van desde los -2 meses para niños prematuros hasta los 18), biberones anti cólicos, calienta biberones y el que más nos sorprendió, y del que hablaremos hoy: el extractor de leche materna. (Para no hacer muy extenso el post hablaremos de los demás productos en breve ).

Las cuatro características principales de este extractor son: electrónico (va enchufado a la red pero también puede llevar pilas, lo que permite tener más autonomía); manos libres (no hace falta que lo tengamos sujeto como otros extractores); moderno y sobre todo muyyyyyyyy silencioso. Además tiene un estimulador con el que se puede regular la potencia, ya que hay algunos saca leches en los que no existe esta función y pueden llegar no sólo a hacernos daño, sino a producir otras lesiones en la piel como el caso de las estrías. El extractor de Difrax cuenta con 80 cm de cable, con lo que se puede usar en sitios en los que nunca hubiésemos imaginado poder hacerlo como en un restaurante, el parque, o incluso en el trabajo, ya que podemos esconderlo bajo la ropa y seguir trabajando porque, como ya os digo, no se oye absolutamente nada.

 

DSC00164

Para demostrarlo grabamos un pequeño vídeo en el que se ve cómo funciona el extractor. De fondo se oye un ruido pero del sacaleches “nada de nada”. Solo cuando nos acercamos a unos 10 o 15 cm pudimos escuchar un leve soplido. Aquí está la prueba:

 

Inventos como este pueden hacer que muchas madres se planteen seguir dando la leche materna a sus hijos, sobre todo cuando llega el momento de la incorporación al trabajo. Además, como toda la línea de Difrax es muy original y se combina con los biberones anticólico de la misma marca.

 

DSC00159

Calienta biberones y extractor de leche materna

 

 

DSC00154

Chupetes que van desde los -2 meses (prematuros) a los 18

DSC00156

Linea anticólicos de Difrax

En estos momentos podemos encontrar los productos de esta marca en El Corte Inglés, Hipercor, Carrefour o en la propia tienda de Freefarma. Otro día os hablaremos de las otras líneas de productos de Difrax ¡¡nos han encantado!!!!!

Cuando oímos la palabra “cólicos” nos echamos a temblar: pensamos en noches en vela, en llantos que nunca acaban y en vecinos encolerizados dando golpes en las paredes para que nuestro hijo se calme. En mi caso sufrí los temidos cólicos con mi primer bebé, y fruto de la inexperiencia y de la desesperación hacía todo lo que me decían y se me ocurría: coger al bebé en brazos y dar vueltas por la casa, masajes, infusiones especiales, ponerle boca abajo encima de mi brazo inclinándolo

Con el segundo bebé pregunté directamente a mi enfermera qué podía hacer cuando le diesen y directamente me dijo que la pusiese al pecho, ya que al comer los gases se iban a mover y no tendría tantos cólicos. Dicho y hecho: un remedio fácil y eficaz (en mi caso).

En las clases post parto también nos explicaron el masaje anti cólicos, aunque en mi caso dio mejores resultados el ponerla al pecho. De todas formas en Internet podréis encontrar multitud de vídeos en los que se explica cómo dar este tipo de masajes. Aquí os dejo uno de ellos: