Entradas

Cuando éramos pequeñas teníamos que esperar 2 horas exactas después de comer para bañarnos en la piscina, en el mar o en el río, para evitar un corte de digestión. Y de repente eso de dejó de tener sentido… ¿Qué pasó?

Según el doctor Luis Moreno Almazán, jefe de Servicio de Aparato Digestivo de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe, HM Torrelodones y HM Puerta del Sur, la propia expresión “corte de digestión” es poco acertada, ya que realmente es una “hidrocución”.

¿En qué consiste la hidrocución?

Se trata de un cuadro sincopal producido por el cambio brusco de temperatura al entrar nuestro organismo en contacto con el agua fría. “No es un problema digestivo, sino cardiocirculatorio. El contacto brusco con el agua fría produce una disminución  de la frecuencia cardiaca con disminución del flujo de sangre al cerebro que puede llevar a la pérdida de conocimiento e incluso a la parada cardiorrespiratoria”, explica el experto.

Una hidrocución puede estar provocada por meterse bruscamente en el agua después de, tomar el sol durante mucho tiempo, hacer ejercicio físico intenso, realizar una comida copiosa, tomar algunos psicofármacos.

Los síntomas de una hidrocución son cefalea, palidez, náuseas, vómitos, mareo, visión borrosa, pérdida de conocimiento (en casos graves) y parada cardiorrespiratoria (en casos extremos).

“La medida más eficaz para prevenir una hidrocución es no zambullirse de golpe, sino entrar poco a poco en el agua mojando los pies, las muñecas y la nuca, así como evitar la exposición prolongada al sol o comer mucho antes de meterse en el agua”, según el doctor Moreno Almazán.

Cómo actuar ante una hidrocución

Se debe salir inmediatamente del agua y, en casos graves, avisar a los servicios de emergencia. Si el paciente está inconsciente pero respira, hay que acostarle de lado. En caso de parada cardiorrespiratoria, hay que realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

El experto concluye afirmando que sí está permitido el baño después de comer. Aunque es recomendable siempre meterse poco a poco, sobre todo si el agua está muy fría y en cambio la temperatura exterior es muy elevada. Hay que evitar siempre esos contrastes repentinos.

 

Formentera es, sin duda, el destino estrella para disfrutar de unas inolvidables vacaciones con niños. Aguas turquesas y playas de arena blanca, un extraordinario fondo marino habitado por la posidonia, que garantiza la pureza del agua y su idoneidad para la práctica de todo tipo de deportes acuáticos, y una naturaleza diversa y extraordinariamente conservada constituyen un paraíso para toda la familia.

El clima templado de la isla durante todo el año permite disfrutar de cada rincón y bañarse en el mar en cualquier época, así como disfrutar de su magnífica luz e increíble color. Admirar una puesta de sol o dejarse llevar por la contemplación de los azules del cielo y el mar se convierten en una experiencia en sí, pero la pequeña de las Baleares tiene mucho más que ofrecer a las familias.

En tierra destaca la nueva red de rutas verdes, que pasa de 12 a 32 vías, comunicadas y conectadas entre sí, que permiten realizar rutas senderistas para todos los niveles y dificultades, así como paseos a caballo y en bicicleta.

La navegación a vela es otra buena opción, gracias al marcado relieve de acantilados y paredes verticales que rodean la isla, y es una actividad que puede compartirse entre padres e hijos. Las instalaciones de la Escuela Municipal de Vela en el Estany des Peix, uno de los lagos salados de Formentera, ofrece todas las condiciones de seguridad y tranquilidad para el aprendizaje de los niños.

Otras opciones se encuentran en el Polideportivo Antoni Blanc, abierto todo el año, que cuenta con piscina deportiva climatizada, pistas de tenis, padel y baloncesto o skatepark, entre otros, y en el Casal de los Jóvenes, un servicio que ofrece actividades para jóvenes de entre 10 y 26 años.

Los clubes deportivos ofrecen en la temporada estival distintos campus, con actividades de basket, tenis o natación sincronizada, entre otros. Además, cada año se pone en marcha el Campus de Verano para niños y jóvenes de 5 a 14 años con actividades de atletismo, natación, tenis y fútbol.

 

Mercadillos y Naturaleza en Formentera:

También en primavera y verano los mercados de artesanía funcionan como puntos de encuentro de la isla, acogiendo actuaciones musicales, demostraciones de artesanos y otras actividades. Además, son perfectos para las compras: desde artículos de bisutería a juguetes trabajados en madera que harán las delicias de los más pequeños. Los sábados de agosto y septiembre, el Mercado de Sant Ferran ofrece actuaciones de payasos, cuentacuentos, espectáculos de circo y talleres de todo tipo. El cine al aire libre es, por su parte, otra de las opciones más apetecibles para pasar una noche de verano.

Fauna y flora están al alcance de todos en el Centro de Interpretación Can Marroig, que contiene un amplio abanico de información interactiva que despertará la curiosidad de los niños al escuchar los diferentes sonidos de la naturaleza o tocar texturas de distintas plantas y animales. Junto al mismo, un bosque de pinos con zona de ocio se convierte en lugar ideal para un picnic en familia.

En su faceta gastronómica, Formentera cuenta con una interesante cultura, en la que domina el pescado, que aparece en numerosas recetas, como Bullit de peix (guiso hecho con patatas), o como protagonista en platos de arroz, sin olvidar la preparación a la parrilla. La Ensalada payesa. que se prepara con pescado secado al sol y conocido como peix sec, el Frit de polp, el Sofrit pagès, o los Calamares a la bruta son otros ejemplos de platos tradicionales de la isla.

APPS de Formentera

Una aplicación para smartphone llamada Formentera Passport anima a realizar una gymkana mediante la que se visitarán diferentes puntos de interés de la isla, sellando un pasaporte virtual a la vez que se descubren sus recursos. Además, audioguías descargables en siete idiomas que permiten ampliar información, disponibles en el nuevo portal de turismo www.formentera.es, totalmente renovado.

Magia infantil, magia cómica, magia musical y magia de grandes ilusiones se combinan en ‘Imagina Benicàssim. Festival de Magia’, una nueva cita de agenda para el verano benicense que vuelve este año tras el enorme éxito de la primera edición, celebrada en 2014, y que atrajo a más de 6.000 asistentes. En un escenario único como la Playa Torre San Vicente los más pequeños disfrutarán de lo lindo con este evento que volverá a llevar a Benicàssim grandes figuras del panorama de esta disciplina artística.

El festival, que se celebra del 23 al 26 de julio, busca ampliar la oferta de entretenimiento para mayores y pequeños. Y es que Imagina Benicàssim es una cita para la alegría y el optimismo, para la risa, para la diversión más auténtica, para el ocio más diverso, para el misterio, para la ilusión de los más pequeños. Y todo acompañado por la magia del Anfiteatro Pepe Falomir Almela, en la Playa Torre San Vicente. Pero esta nueva cita no es la única que se celebra en este mes en Benicássim ya que los más mayores podrán disfrutar del FIB, el festival de Teatro con Buen Humor y el Ciclo de Música Sacra.

Además de estos festivales, Benicàssim cuenta con muchas ofertas de ocio para que disfrute toda la familia. Además de sus bonitas playas, esta ciudad cuenta con rutas cicloturísticas ideales para aquellas familias que quieran conocer el paisaje de Benicássim. Recorridos con desniveles adaptados para los más pequeños, que cuenta en su recorrido con áreas de descanso en las que disfrutar del entorno. Preciosa la Vía Verde del Mar, que une la localidad con Oropesa del Mar en un trayecto sencillo, que ofrece unas vistas espectaculares.

La lista de atractivos se amplía con la oferta de karts, minigolf, el curioso Parque del Trenet (dedicado a los ferrocarriles en miniatura), la bolera y, por supuesto, el Parque Acuático Acuarama.