Entradas

Seguro que a estas alturas muchos ya tenéis vuestras vacaciones planificadas, pero quizás no… Por eso hoy os queremos hablar de un parque temático en el que los niños, además de divertirse, podrán aprender y vivir experiencias educativas muy interesantes. Se trata de Futuroscope, que está situado cerca de la ciudad francesa de Poitiers. Futuroscope es un buen plan para pasar un par de días con niños. Aunque podéis ir con niños de todas las edades, ya que está totalmente acondicionado y de hecho los más pequeños tienes también su espacio en ‘El mundo de los niños’, tras haber estado allí, creo que lo mejor es ir con niños a partir de 7-8 años que podrán disfrutar de todas las atracciones.

En Futuroscope vais a encontrar, sobre todo, atracciones de experiencias de 3D y 4D. Atracciones educativas donde los niños podrán vivir experiencias únicas por ejemplo de realidad aumentada o ver cómo funciona una impresora de 3D en Futur L’expo. Conocer los mejores momentos de la historia de una forma divertida en La Máquina del Tiempo con los Rabbids. Experimentar sensaciones de 4D en Arthur, una atracción creada por el director de cine francés Luc Besson con sus personajes los Minimoys. Conocer la región de La Vienne, el Mundo Submarino o planear por el espacio en Misión Hubble.

También se pueden vivir sensaciones fuertes como en cualquier parque de atracciones en la atracción Bailando con los Robots. O hacer cosas tan originales como beber un refresco a 35 metros del suelo y con los pies al aire en el Aerobar.

Os dejamos algunas fotos de otras atracciones que os podéis encontrar en Futuroscope:

El mundo de los niños en Futuroscope, con un parque de bomberos.

El mundo de los niños en Futuroscope, con un parque de bomberos que hace las delicias de los más pequeños.

 

 

 

 

 

 

 

 

La tecnología también está presente en Futuroscope con este impresionante robot.

La tecnología también está presente en Futuroscope con este impresionante robot.

 

 

 

 

 

 

 

La atracción de El Principito, donde tus hijos conocerán un mundo mágico en 3D.

La atracción de El Principito en Futuroscope, donde tus hijos conocerán un mundo mágico en 3D.

 

 

 

 

 

 

 

 

Arena fun Xperiences en Futuroscope con 8 actividades divertidas como estos toboganes.

Arena fun Xperiences en Futuroscope con 8 actividades divertidas como estos toboganes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por la noche en Futuroscope, espectáculo de luz, música, fuegos artificiales, 3D...

Por la noche en Futuroscope, espectáculo de luz, música, fuegos artificiales, 3D…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué hacer además de visitar Futuroscope?

Futuroscope está situado en la región francesa de La Vienne, una zona muy bonita donde podéis pasar unos agradable días en familia. Si vais con niños podéis visitar, por ejemplo, el parque de Los Monos, El Planeta de los Cocodrilos o dormir en auténticas cabañas en los árboles en el Parque de la Belle. Si os gusta visitar pueblos pintorescos, además de Poitiers que es una ciudad muy coqueta, no dejéis de visitar Chauvigny, Angles-sur l’Anglin y Montmorillon y no os perdáis la Abadía de Saint Savin, una joya.

 

Datos prácticos:

Transporte: podéis ir en avión hasta Burdeos, Nantes o incluso París. Desde Burdeos o Nantes, lo más práctico es alquilar un coche. Desde París podéis coger el tren de alta velocidad. Si os gusta conducir también podéis ir en coche, haciendo el viaje en un par de etapas, si vais con niños pequeños, no se hace pesado. Si sois de los que os gusta viajar con la casa a cuestas, que sepáis que hay un parking de autocaravanas al lado del parque.

Alojamiento: alrededor del parque hay un gran número de hoteles de diferentes categorías y desde los que podréis ir andando o bien en los microbuses que ofrecen. También os podéis hospedar en Poitiers que está como a 15 minutos en coche. O si pensáis pasar algún día más por la región, alquilar alguna casita rural.

Comer: dentro del recinto hay 6/7 restaurantes con precios diferentes. Algunos son bastante baratos, con menú infantil a precio muy asequible. Pero lo mejor es que podéis llevar vuestra comida, y dentro vais a encontrar una zona para comer el picnic.

Precios: el precio general por persona y día son 45 €, pero podéis conseguir precios especiales. Además hay paquetes especiales que incluyen también el alojamiento.

Para ampliar esta información podéis visitar su web que está en español. Si vais a Futuroscope o si ya habéis ido, contadnos qué os ha parecido.

 

Valencia, ciudad ideal para ir con niños de todas las edades

 

Nuestra primera escapada de fin de semana con niños ha sido todo un éxito. Como ya comenté en  el post”Escapada con niños, preparando el viaje a Valencia” hemos hecho nuestra primera escapada con peques de 1 y 3 años. . Tuvimos suerte con el tiempo, y aunque el primer día estaba nublado la temperatura de unos 15 grados permitía pasear por la ciudad

Primer día

Como ya sabéis los que habéis viajado con niños (sobre todo si son muy pequeños), el viaje puede convertirse en una auténtica pesadilla. Por eso decidimos salir cuando hubiesen comido con la esperanza de que se quedasen dormidos en el coche. Al final un viaje de unas dos horas y media se convirtió en cuatro porque tuvimos que hacer varias paradas.

Llegamos a Valencia sobre las 6 de la tarde y lo primero que hicimos fue ir a los apartamentos para registrarnos. Como ya comentamos en el post anterior elegimos Valenciaflats Centro Ciudad porque estaban relativamente cerca del centro histórico. Tienen apartamentos situados estratégicamente por toda la ciudad de Valencia (Centro, Oceanográfic, Mercado Central, Playa, Catedral) y están muy bien de precio.

Si vais en coche tenéis que tener en cuenta que esa zona es azul, es decir, que hay que pagar por estacionar (de lunes a viernes y sábados por la mañana). Lo bueno es que dos calles más abajo ya no está señalizado con O.R.A, con lo que se puede aparcar sin pagar.

La situación es inmejorable y en un radio de 50 metros hay un mercado, supermercado, cafeterías y enfrente una panadería.

 

entrada-623x380

Al entrar a los apartamentos vimos que tenían una máquina de auto-checking, muy útil cuando está cerrada la recepción (Tiene horario de 8:00h a 23:00h). Lo bueno es que aunque son apartamentos no tienes que depender de quedar con nadie para que te de las llaves y puedes alojarte a la hora que quieras.

Para nosotros lo fundamental era que tuviese de todo (con niños siempre hay imprevistos) y que pudiésemos hacer las comidas sin seguir unos horarios, puesto que como ya comenté en el otro post mis hijos se suelen levantar a las 7 de la mañana pidiendo el desayuno, y si íbamos a un hotel seguramente no estuviese abierta la cafetería.

Me sorprendió el estilo moderno del apartamento; tenía de todo, hasta lavavajillas, y luego podías pedir en recepción cosas como cafetera, tostadora e incluso cargador de móvil, cosas que normalmente se te suelen olvidar y que luego te hacen falta.

También aunque estaba en el centro era muy tranquilo y la habitación daba a un patio interior, por lo que no había ruido de coches o de la calle que impidiese el descanso. Aquí os dejo unas fotos de nuestro apartamento (una habitación + sofá cama).

 

ipp ipp ipp ipp ipp ipp

Una vez descargadas las maletas (con niños parece que vamos a estar un mes fuera) nos fuimos a dar un paseo por el centro de la ciudad. Estábamos como a unos 5 minutos las Torres de Cuart, construídas en el siglo XV, y desde las que se llega en otros 5 minutos a la zona del Mercado Central, muy turística y llena de familias.

 

IMG_20150405_202916

Mercado Central

 

Siguiendo la calle visitamos el Mercado Central (al ser fiesta estaba cerrado) y metiéndonos por las callejuelas llegamos a la Plaza Redonda, un sitio con encanto, sobre todo por las noches, lleno de bares y terrazas y con mucho ambiente. Después de tomarnos un helado en la Heladería Llinares (Plaza de la Reina nº 6), os lo recomiendo los helados están buenísimos y conté más de 40 sabores entre los que se encontraban algunos tan extraños como donut, cruasán, oreo o manjar blanco.

 

ipp

Uno de los mejores helados que he probado en Heladería Llinares

ipp

Una plaza con encanto: Plaza Redonda

ipp

En el centro podemos encontrar tiendas que ofrecen “Hora Feliz” de arroces

 

Los niños ya estaban agotados así que volvimos otra vez al apartamento.

Segundo día

Este segundo día habíamos planificado nuestra visita al Oceanografic y si nos daba tiempo al Museo de las Ciencias. Como los niños se levantaron pronto decidimos ir cuanto antes y a primera hora ya estábamos allí. Si vais en fin de semana os recomiendo que vayáis pronto, puesto que sobre las 12 de la mañana se empezó a llenar y era difícil hacerse hueco con el carrito para ver algunos animales como los pingüinos o las ballenas.

 

ippippipp

Para los que vayáis con carro o silla de ruedas deciros que es un lugar totalmente accesible, con ascensores y rampas para acceder a los distintos acuarios. Está dividido en diferentes zonas (Ártico, Mediterráneo, Tropical etc.) dependiendo de las diferentes especies. Impresiona ver tantos animales marinos, y a los niños les encantó. Como a media mañana visitamos un espectáculo con delfines (si queréis coger buen sitio ir un poco antes de la hora programada), pero ya a esa hora los niños empezaban a tener hambre, así que tuvimos que hacer una parada.

Dentro del Oceanografic hay tiendas y restaurantes, pero si queréis ahorrar enfrente hay un centro comercial con un Carrefour, un supercor (más cerca del Hemisféric) o diferentes restaurantes de comida rápida. Podéis salir del recinto y volver a entrar, pero solo si habéis comprado una entrada combinada de visita (por ejemplo Oceanografic + Museo). Si solo compráis la del Oceanografic no podéis volver a entrar.

Como llevábamos entrada combinada decidimos salir y encontramos una hamburguesería, The Good Burger, una franquicia de hamburgueserías que nos sorprendió bastante. La hamburguesa vale 3.50 y no tiene nada que envidiar a otras y además está justo enfrente del Museo de las Ciencias (En el lado del Corte Inglés). Al salir de allí fuimos al Museo, un gran descubrimiento para los niños, puesto que podían tocar las cosas y jugar como si fuese un parque de atracciones.

 

IMG_20150406_140258

En el Museo de la Ciencia los niños juegan a la vez que aprenden

 

Los niños ya estaban muy cansados y decidimos ir al apartamento a descansar un rato. Después de la siesta, merienda y varios nos plantamos a las 7 y media de la tarde. Como habíamos visto varios sitios para cenar el día anterior nos encaminamos de nuevo a la zona de la Plaza Redonda y cenamos unas tapas en un sitio muy chiquitito llamado Taberna El Clot.Lo mejor fue la atención, muy buena, y la comida también estaba muy bien. Pedimos una ración de pescado y unas croquetas y todo estaba buenísimo. Además no era muy caro teniendo en cuenta la zona en la que nos encontrábamos. Una vez acabada la cena, helado (en el mismo sitio para probar nuevos sabores ) y de nuevo al apartamento.

 

Tercer día

Nos encaminamos hacia el Cauce del Turia para ver el Parque Gulliver, un parque de toboganes que simula al personaje de Gulliver en el país de los liliputienses. Como no sabíamos muy bien dónde estaba (está al lado de la Ciudad de las Artes) aparcamos el coche bastante lejos y luego fuimos paseando por el cauce del río hasta llegar allí. Es una zona muy bonita, llena de bicicletas y gente haciendo running sobre todo cuando hace buen tiempo. Llegamos al parque sobre las 12 y media de la mañana y aquello era indescriptible. Niños tirándose por unos toboganes enormes (me recordaron a los de los parques acuáticos), subiéndose por redes y corriendo como locos. No lo recomiendo para niños muy pequeños porque allí había gente de todas las edades y, como suele pasar en los parques, muchas veces los niños más mayores son muy brutos y no se dan cuenta de que hay otros más pequeños. Encontré un huequecito en un zapato de Gulliver y nos quedamos allí un rato. Los niños más mayores se lo pasaban fenomenal, incluso los padres, que podían tirarse con los niños desde los toboganes.

 

71120435__275x250

Parque Gulliver

IMG_20150407_115705

El parque está lleno de toboganes y redes para subir a ellos.

 

Cuando salimos de allí ya era la hora de comer y queríamos visitar la playa, así que fuimos al Saler, a unos 8 km de la ciudad. Es una zona protegida y como era día de diario no había casi gente. Me pareció un lugar precioso, y además hay rutas para ir en bici o hacer running. Decidimos quedarnos allí a comer ya que no queríamos abandonar Valencia sin comernos un arroz negro, y lo hicimos en un restaurante llamado La Viña, NADA recomendable en absoluto. Nos cobraron 45 euros por un plato de mejillones enanos y sin sabor (imaginaos lo pequeños que eran que mi hija de un año de los tragaba sin masticar) y arroz negro normalito. Además nos cobraron un pan que no habíamos pedido. Eso sí, las vistas son magníficas.  Nuestro error fue no consultar antes por Internet porque he visto comentarios terroríficos sobre este sitio…y con razón.

 

ipp

Arroz negro mediocre en el restaurante La Viña

 

Opinión Final: Valencia es una ciudad muy muy cómoda para ir con niños, incluso si son muy pequeños. Se tarda muy poco en llegar a los sitios y si vais con niños mayores podéis incluso ir en bicicleta ya que está muy preparada para este medio de transporte.

Lo mejor del viaje

Ciudad muy accesible para ir con niños

Apartamentos modernos y muy bien situados

El Oceanografic y el Museo de la Ciencia

La Plaza Redonda

Los helados

 

Lo peor

Restaurante La Viña del Saler

Cuando sales un poco de la zona céntrica las calles están muy poco iluminadas

 

 

Relato de la primera “escapada oficial” como papás

Por fin nos hemos decidido: ¡¡nos vamos de viaje!!! Cuando éramos solteros nos encantaba viajar, pero en cuanto llegaron los niños fuimos dejando las escapadas en segundo plano y hasta el momento solo habíamos salido con los niños a lugares familiares: la casa del pueblo de mis padres y un camping a las afueras de nuestra ciudad. Ahora los niños tienen 1 y 3 años, y seguramente muchos de vosotros habréis hecho mil y una escapadas con vuestros pequeños, pero hasta ahora no nos hemos visto capacitados para “salir de nuestras fronteras” con ellos y explorar otros mundos.

La preparación de un viaje con niños no tiene nada que ver con los viajes que hacíamos de solteros en los que planeábamos todo a última hora. En este y próximos post relataremos nuestra experiencia con dos niños de 1 y 3 años.

PRIMER PASO: ELECCIÓN DEL DESTINO 

Nuestra escapada va a ser de 3 días, así que teníamos que elegir un lugar relativamente cercano y bien comunicado. Por nuestra experiencia en anteriores viajes sabemos que no podemos dar de comer antes a los niños (nos han vomitado en el coche) y que lo mejor es salir sobre las 11 de la mañana, que es cuando se echan una siestecita y van tranquilos.

Nuestro primer viaje al pueblo de mis padres (que se encuentra a 250 km de nuestra ciudad), nos costó casi 4 horas de trayecto entre parada a comer el potito, parada para cambiar pañal y parada después del vómito, y eso que solo teníamos un niño. Ahora con dos teníamos que pensar en algo que estuviese como mucho a 3 o 4 horas.

También pensamos en ir en el AVE, pero el problema es ir desde la estación del tren al alojamiento elegido cargado con todos los bártulos de los niños, incluida minicuna, así que desechamos la idea en medio minuto.

Las opciones elegidas para ir de viaje en el mes de abril eran Valencia, Salamanca y Toledo. Al final el buen tiempo que suele haber en Valencia unida a la amplia oferta de lugares para visitar con niños nos hizo decidirnos por esta ciudad.

Aunque ya hemos estado allí un par de veces antes (siempre sin niños), nuestra visión de la ciudad seguro que será completamente diferente en esta ocasión.

 

Trucos de mamás Valencia

Nuestra elección final: Valencia

 

 

 

SEGUNDO PASO: ¿HOTEL O APARTAMENTO? 

 

Una vez decidido el destino comienza la búsqueda del alojamiento. ¿Qué cogemos hotel o apartamento? Yo rápidamente me decidí por un hotel, quería descansar y no tener que hacer nada de nada. En un primer impulso reservé una habitación en un hotel, pero luego reflexione: mis hijos se levantan a las 7  de la mañana, sea lunes o domingo, haga frío o calor y lo primero que me piden es el desayuno y están acostumbrados a tomárselo viendo dibujos animados. Como esto en el restaurante no podría hacerlo decidí reservar un apartamento.

Creo que con niños va a ser más cómodo: puedo prepararles el desayuno, comida o cena cuando lo pidan, sin seguir los horarios del restaurante del hotel, y aparte, no molestarán a otros clientes (seamos sinceros, aunque sean niños tenemos que entender que hay veces que gritan, corren, lloran y aunque sean nuestros hijos y les queramos mucho también tenemos que respetar a otras personas que comparten espacio con nosotros.)

Una vez hecho esto comencé a buscar apartamentos en Valencia. Casi siempre comienzo buscando en la página booking.com, y luego una vez elegido el sitio me meto en la página del lugar elegido por si el precio varía o si tienen diferentes ofertas. También buscaba algún sitio en el que pudiese anular la reserva casi a última hora sin tener ninguna penalización.

Encontré una muy buena opción, los apartamentos Valenciaflats (http://www.valenciaflats.com/). El precio era muy bueno, además los niños, por sus edades no pagaban nada ya que los bebés de 0 a 2 años siempre van gratis y te incluyen una cuna gratuitamente, y luego si vamos con niños menores de 12 años, uno de ellos también entra gratuitamente, ya que los apartamentos cuentan con un sofá cama en el que se puede alojar.

Otra de las razones que me hizo decidirme por estos alojamientos es que tienen varios edificios en la ciudad, cerca de los puntos de interés turístico, Catedral, Oceanográfic, Centro Histórico, Playa.. al final nos hemos decidido por Valenciaflats Centro Ciudad , ya que desde allí nos podemos mover por el centro de la ciudad sin tener que recurrir al coche. Aquí os dejo alguna foto del lugar que hemos elegido, parece chulo ¿verdad?

 

Baño-con-ducha-623x380 Cocina-equipada-623x380 Habitación-twin-623x380

 

Sobre todo lo que busco es que todos nos encontremos cómodos, como si estuviésemos en casa, y que esté equipado con todas aquellas cosas que podamos necesitar. En la web he visto que tienen WIFI (¡podré mandar fotos y twittear desde allí!) y televisión (para mi fundamental a primera hora de la mañana). También he visto que cuentan con una terraza solarium, espero poder utilizarla aunque sea media horita, aunque creo que con niños tan pequeños va a ser difícil disfrutarla.

 

apartamento-alquiler-dias-centro-valencia

Terraza solarium de los apartamentos elegidos

 

 

PASO TRES: UNA VEZ ALLÍ ¿QUÉ HACEMOS?

 

Nuestra idea es movernos por el centro de Valencia para conocer la ciudad, visitar el Oceanográfic y el Museo de la Ciencias. También queremos  ir al parque Gulliver, pasear por la playa y comernos un buen arroz negro (¡¡uno de mis platos favoritos!!)

Aunque con los niños nunca se sabe y nunca se puede ir con una agenda cerrada, nuestra idea es llevar una especie de “plan de viaje” ya que en dos días queremos ver lo máximo posible y que los niños disfruten de esta nueva experiencia.

Primer día: salida desde Madrid dirección Valencia. Llegada prevista sobre las 3 de la tarde (siempre que se queden dormidos en el coche y no tengamos que hacer paradas de emergencia). Entrada en el apartamento. Visita al centro de la ciudad. Vuelta a los apartamentos, cena y a dormir.

Segundo día: una vez desayunados y arreglados iremos al Oceanográfic.   A los niños les hace muchísima ilusión ver a los peces y sobre todo a los tiburones. De hecho este viaje es un regalo sobre todo para nuestro hijo mayor, ya que le encantan los animales, y desde que empezó el curso ha ido reuniendo “estrellas” de buena conducta y el premio final era ir a un “zoo especial”. Dependiendo de cuanto tardemos en recorrer la instalación y de lo cansados que estén nos quedaremos a recorrer también el Museo de las Ciencias.

Comida en un chiringuito de la playa si el tiempo acompaña y vuelta al hotel para la siesta. (aunque sospecho que se habrán dormido antes con tantas emociones). El resto del tiempo que nos sobre (que no creo que sea mucho) aprovecharemos a dar un paseo.

Tercer día: visita al Parque Gulliver, comida y vuelta a casa prontito, ya que al día siguiente hay cole.

 

También he visto que existen en la ciudad los parques de “Blancanieves” y de “Mortadelo y Filemón“.  Nunca había oído hablar de ellos, así que intentaremos visitarlos si no están muy lejos de nuestra ruta.

 

PASO CUATRO: PREPARACIÓN DE LA MALETA

 

Ya estoy preparando la lista de lo que tenemos que llevar para dos días, parece que nos vamos a ir dos meses. Lo bueno es que al ir a una ciudad tan grande siempre podremos encontrar alguna tienda para comprar las cosas que se nos hayan olvidado. Entre las cosas que llevaré estarán..

Ropa de invierno y entretiempo: espero que haga bueno, pero con el tiempo que estamos “sufriendo” estas últimas semanas nunca se sabe.

Cereales, leche y biberones: para los desayunos

Pañales, crema, gel y champú de bebés.

Dalsy, Apiretal, tiritas, termómetro…espero no usarlos.

Galletas y pan para el camino (siempre piden algo de comer)

Chupetes (como se me olviden estoy perdida porque mi hija es una adicta a ellos)

Osito de peluche para dormir

En fin, no se si cabrán tantas cosas en el coche, pero mejor “que sobre, que no que falte”.

 

Este es el primer post de una serie de varios en los que iremos relatando nuestra primera salida con niños. Sobre todo lo que esperamos con ella es que los niños vivan una experiencia irrepetible y que, aunque son muy pequeños, vayan incorporando a sus vidas esas vivencias que nos van enriqueciendo, tengamos la edad que tengamos.

Si tenéis pensado hacer una escapada en familia a Valladolid os recomendamos que visitéis el Parque Temático del Mudéjar en Olmedo. Se trata de un espacio de ocio de casi 15.000 metros cuadrados que reúne monumentos en réplicas exactas y a escala, construidas con ladrillos del tamaño de un dedo, del mudéjar castellano y leonés.

Un apasionante recorrido por edificios tan emblemáticos como el Castillo de la Mota; el Castillo de Coca; San Saturio, en Soria o la iglesia de San Tirso, en Sahagún…¡Y en apenas cinco minutos!.

Además, para los amantes de la botánica existen más de trescientas plantas en su mayor parte procedentes de la comunidad autónoma de Castilla y León, convirtiendo el recinto en auténtico vergel.

Dentro de este gigantesco laberinto formado por más de dos millones de ladrillos los más pequeños encontrarán su diversión en una zona recreativa especialmente diseñada para ellos.  Vivirán toda una aventura con  los dos recorridos de ferrocarril que serpentean el parque en vagones de época junto con máquinas de vapor que les transportarán a tiempos pasados.

Y todo esto a un precio muy bueno: la entrada de adultos: 4,50 €, los niños, entre 6 y 14 años, 3,60 € y los menores de 6 años, gratis. Hay descuentos además para jubilados, familias numerosas, grupos. En fin que puedes disfrutar de una mañana o una tarde de aventuras con tus peques por un precio módico.

Trucos de mamás ya ha estado en el Parque Temático del Mudéjar de Olmedo y os lo recomendamos. Si a vuestros peques les gustan los trenes, se lo van a pasar muy bien!! Un plan perfecto para toda la familia. Desde Madarid en poco más de hora y media estaréis allí, así que no hace falta hacer noche.

Bueno si alguna os animáis y vais, no dejéis de contarnos qué os ha parecido.

¡Qué lo paséis muy bien!