Los niños están expuestos a multitud de estímulos relacionados con las pantallas, la televisión, los videojuegos, móviles, tablets…etc. Por lo que, cada vez, las nuevas generaciones se van alejando más de las actividades que implican desarrollar la imaginación, como la lectura o el dibujo. Una forma divertida de desarrollar la creatividad y motricidad de los niños, es mediante la realización de manualidades. Para ello, debemos contar con materiales que puedan utilizar, aunque siempre bajo la supervisión de un adulto.

Cartulinas de colores

Existen multitud de manualidades que podemos hacer a partir de cartulinas, un ejemplo son las mariposas de decoración, para ello necesitaremos tijeras, pegamento y un cartón de papel higiénico. Con la propia plantilla de nuestra mano, podremos dibujar la silueta de las alas, solo tendremos que cortarlas y pegarlas en el cartón del papel, luego podremos añadir accesorios, botones para los ojos, purpurina para las alas…etc. También podremos crear flamencos, dinosaurios, loros…etc, todo se deja a la imaginación de los niños.

Lana

La lana es un material que nos permite realizar muchos tipos de manualidades. Es fácil de pegar y podemos combinar multitud de colores. Los pompones de animales suelen ser muy sencillos de realizar, para empezar necesitamos un cartón, será suficiente con la caja de cereales o el tetrabrick de leche vacío. Hacemos dos círculos del mismo tamaño y los recortamos, luego, dentro de ambos círculos hacemos otro más pequeño y recortamos su interior. Nos deberá quedar una especie de “O” con un grosor de unos cinco o seis centímetros, aunque podemos hacerlas tan grandes como queramos. Debemos superponer una “O” encima de la otra y comenzaremos a enrollar la lana por todo el círculo hasta que quede bien cubierto y sin espacios. Después, recortaremos la lana por el lateral, separaremos los cartones y quedará una especie de pompón que podemos decorar a nuestro gusto. Si queremos hacer un cerdito solo tendremos que recortar de una cartulina rosa las orejas, el hocico, la cola, y pegar con pegamento los ojos, por ejemplo.

Platos de cartón

Los platos de cartón para fiestas de cumpleaños y pajitas pueden ser muy útiles para realizar multitud de manualidades. las máscaras son manualidades fáciles de hacer. Bastará con realizar aperturas en la parte de los ojos, la nariz y la boca. Para ello, necesitaremos la ayuda de unas tijeras, es necesario supervisar a los niños mientras recortan los platos, también debemos estar al tanto para que usen tijeras adaptadas a su edad, a ser posible con punta redonda. Una vez que hemos realizado las aperturas podremos decorar la máscara con rotuladores, pintar la cara de un animal, un personaje favorito o simplemente realizar dibujos y formas. Con la ayuda de pegamento podemos pegar pajitas para sostener la máscara, bastará con 4 o 5.

Papel de seda

El papel de seda es muy fácil de manipular y trabajar, sin embargo, debemos tener mucho cuidado para no romperlo, ya que es un material delicado. Existen multitud de manualidades que los niños podrán realizar con este papel. Las flores de papel seda son una manualidad muy entretenida y a la vez, decorativa. Para ello, tenemos que doblar el papel hasta conseguir un cuadrado tan grande como la palma de nuestra mano, después, recortaremos los bordes a modo de zig zag redondeando las puntas (simulando la forma de los pétalos), abrimos el papel, y nuevamente lo doblamos en vertical, hasta obtener una tira. Ahora es el momento de atar un hilo en el medio de la tira, abrimos y ya tenemos nuestra flor. Podemos repetir el procedimiento tantas veces como queramos para conseguir un ramo o pegarlas con pegamento a un palo para que se sostengan en un jarrón.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.