Aunque a simple vista os parezca una mezcla extraña os aseguro que os sorprenderá su sabor y la rapidez con la que se hace. Además podemos dar a nuestros hijos (o a nosotros mismos) una cena de lo más completa y prepararla en tan solo 10 minutos.

Sopa de tortilla

INGREDIENTES

1 brick de caldo de pollo Aneto (solo utilizaremos la mitad aproximadamente)

100 gr. de pasta (estrellitas, fideos, pasta maravilla.. lo que más les guste a nuestros hijos)

1 huevo

Un chorrito de aceite de oliva

Echamos en un cazo medio brick de caldo de pollo y lo calentamos hasta que hierva. Mientras batimos el huevo y lo hacemos tortilla francesa.

Cuando esté el caldo hirviendo incorporamos la pasta y, cortamos en trocitos la tortilla. Dependiendo del tiempo de cocción que nos indique el paquete, cuando queden 2 minutos para finalizar añadimos los trocitos de tortilla y dejamos cocer. y ¡¡listo!!!! Una cena rápida, nutritiva y económica. Q

Llega septiembre y con ello el temido inicio de curso para todos nuestros bolsillos. Uniformes, libros, material escolar..todo ello supone un gasto medio de unos 150 o 200 euros por niño. Aquí os damos algunos consejos dados por la Organización de Consumidores y usuarios (OCU) para ahorrar en este inicio de curso

Hacer una lista con lo imprescindible

Lo importante es, al igual que pasa con la comida, que cuando vayamos a comprar llevemos ya una lista cerrada con todo lo que necesitan nuestros hijos, ya que si no lo hacemos puede ser que nos “vayamos por los cerros de Úbeda” y compremos cosas que ya tenemos en casa o que no hacen falta.

Comparar precios

Los precios de las cosas suelen variar de un sitio a otro, en especial en este caso el material escolar. El uniforme solemos tener que comprarlo en el mismo sitio, por lo que el precio puede ser que no varíe mucho, pero si tenemos que comprar cuadernos, lápices, estuches etc. podemos ahorrarnos unos euros comprando en un sitio o en otro.

No comprarles todos los “caprichos”

Los niños son especialistas en pedir cosas caras, y sobre todo en el tema del material escolar quieren llevar el estuche de sus personajes favoritos o la cartera con la última serie de televisión, que suelen ser más caros. Si tenemos que apretarnos el cinturón podemos ahorrar unos euros comprando material escolar que no esté “tan de moda”. Para evitar estas tentaciones la OCU recomienda no ir a comprar con los niños. En mi caso lo que hago es aprovechar los cumpleaños de mis hijos (que son a principios de curso) para que puedan pedir esos caprichos como regalo.

Recurrir a los whatsapp de padres

Aunque a veces son una tortura pueden salvarnos de más de un aprieto. En el caso de uniformes o libros de años anteriores podemos pedir a otros padres si nos pueden dejar material que no necesiten. Por ejemplo, mi hija tiene una chaqueta del chándal del uniforme nueva y le ha quedado pequeña, con lo que he puesto un mensaje en el grupo de padres por si alguien la quiere para hijos que estén en cursos menores.

No comprar más de lo necesario

Es importante no dejarnos guiar por ofertas que nos hacen comprar más. Si por ejemplo solo necesitamos dos cuadernos y vemos una oferta con cinco, debemos valorar si realmente se van a utilizar y si nos vamos a ahorrar dinero.

Revisar todo lo que tienen del año anterior

Una de las cosas que solemos hacer algunos padres (entre los que me incluyo), es no revisar el material escolar que tienen del año anterior y comprar cuadernos y lápices nuevos. Muchas veces solo han utilizado la mitad del cuaderno o los lápices están a la mitad y se pueden seguir utilizando.

Más información: Recomendaciones de la OCU

El verano con niños hace que se sucedan cientos de momentos especiales en los que valoramos la importancia del tiempo en familia y son esos pequeños instantes son los que recordaremos toda la vida.

Siempre he pensado que la tecnología no era para mí, pero desde que tengo hijos, mi video camara se ha hecho imprescindible entre mis básicos de verano y va junto a mi dónde quiera que esté.

Y gracias a ella, esos momentos inolvidables que forman parte de cada uno de nosotros pueden ser compartidos con familiares y amigos. El instante de la vida de mis hijos reflejado por mi cámara es la huella de nuestra historia y para mí es el mejor regalo que puedo tener.

Uno de esos momentos más bonitos y que recuerdo con gran cariño es día en que mi hijo pequeño comenzó a dar sus primeros pasos. En mi familia siempre hemos sido bastante “patosos” y eso de andar no se nos ha dado nunca bien.

El niño ya había cumplido un año y medio y no andaba ni gateaba. Familia y amigos nos decían constantemente que era raro que un niño de su edad no anduviese y comenzó a ser para mí una verdadera preocupación.

Ese verano decidimos pasar unos días  en la playa con toda la familia ,con el consiguiente caos que supone ello. Carritos de bebé por todos lados, sombrillas, toallas, crema para el sol, tumbonas… y estrés, mucho estrés.

Pero recuerdo esos días con una emoción muy muy especial.

En su primer día de playa, Dani comenzó a andar. Quizás fueron las olas, quizás los nervios de encontrarse con un paisaje nuevo para él, pero dio sus primeros pasos en el mar y pudimos inmortalizar ese momento con una alegría inmensa. 

A partir de entonces siempre llevo conmigo mi videocámara que se ha convertido en mi pequeña caja de tesoros.

Porque en la vida los momentos inolvidables debemos conservarlos para siempre.

Los pediatras de Atención Primaria recuerdan que 8 de cada 10 ahogamientos infantiles en España se producen en piscinas privadas y piden extremar las precauciones.

“En las piscinas privadas o de viviendas unifamiliares se dan el 80% de los ahogamientos infantiles en nuestro país”. Así lo explica la Dra. María Jesús Esparza, portavoz de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). En España, las piscinas privadas aún no están sometidas a normas obligatorias. En cuanto a las comunitarias, las normas varían en función de Comunidades Autónomas y ayuntamientos. Por ello, desde la AEPap, con ocasión de la llegada del verano y de las vacaciones escolares, se recomienda extremar las precauciones en estos espacios y, en general, en todas las actividades acuáticas y al aire libre.

“El riesgo es mayor en momentos de confusión”, indica la Dra. Esparza. “Por ejemplo, al llegar a un hotel con piscina, en cumpleaños que se celebran en torno a una piscina… En estas situaciones, puede ser una buena idea hacer turnos entre los adultos para vigilar a los niños”, propone.

Las recomendaciones para evitar ahogamientos en menores pasan por no dejarlos nunca sin vigilancia. Aunque es positivo que aprendan a nadar pronto, es necesario vigilar incluso cuando los niños saben nadar, pues “pueden surgir problemas imprevistos mientras están en el agua”, señala la Dra. Esparza. Una de las principales recomendaciones de los pediatras de Atención Primaria es no dejar a los niños pequeños al cuidado de niños mayores, pues “pueden despistarse y perder de vista al pequeño”, asegura. En cuanto a la playa, el consejo de AEPap es “seguir las indicaciones de los vigilantes y no bañarse cuando nos dicen que las condiciones del mar no lo permiten”.

La AEPap cuestiona, sin embargo, otras recomendaciones tradicionales, como las relacionadas con el denominado “corte de digestión”. La Dra. Esparza comenta que este término “es muy confuso, ya que en realidad se trata de una ‘hidrocución’, un choque de temperaturas entre el cuerpo (caliente) y el agua (fría)”. Si se produce este choque se puede ralentizar de forma refleja la frecuencia cardíaca y puede haber pérdida de conocimiento e incluso paro cardíaco y, por lo tanto, ahogamiento. “Esto no tiene nada que ver con la digestión, pero tras las comidas muy copiosas, es más probable que ocurra”, explica la Dra. Esparza. Sin embargo, “es raro que un niño haga comidas copiosas en verano, por lo que la prohibición del baño en las dos o tres horas después de comer no tiene sentido. Sobre todo, si el agua no está especialmente fría. Podría ser peor, si en esa espera el niño está jugando al sol y luego se tira de golpe al agua”.

El medio acuático es sólo uno de los aspectos relacionados con el verano en el que hay que extremar las precauciones, de acuerdo con AEPap. Los pediatras de Atención Primaria también recuerdan la necesidad de emplear protección solar en todas las actividades al aire libre, así como prevenir el golpe de calor. Para evitar que los niños lo sufran es necesario “dejar que beba agua con frecuencia y evitar el ejercicio físico en condiciones extremas de calor”, explica la Dra. Esparza.

Otro riesgo de las actividades al aire libre son las picaduras de insectos, arácnidos o animales marinos. En el primer caso, se pueden prevenir “aplicando repelentes en la piel o la ropa. Son preferibles los naturales a los que contienen dietiltoluamida”, explican los pediatras de Atención Primaria en su web Familia y Salud. En cuanto a los niños sensibilizados a las picaduras de avispas y abejas, deben adoptar precauciones adicionales, como no caminar descalzos, evitar las ropas de colores brillantes o muy llamativas y los olores intensos, como las colonias.

Respecto a los animales marinos, como las medusas, se recomienda “lavar la herida, sin frotar, con agua salada o suero fisiológico y retirar restos”. Si la reacción es grande, se recomienda aplicar una crema de corticoides.

FUENTE: Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

La alergia a la fruta ha aumentado un 34% en los últimos años y es la causa más habitual de alergia alimentaria en nuestro país seguida de los frutos secos.

Las alergias alimentarias, a diferencia de las intolerancias, son una respuesta anómala del organismo a determinados alimentos que de otro modo serían inofensivos, implicando al sistema inmunitario. La reacción puede ocurrir en minutos o a las pocas horas.

Según la Declaración Pública sobre la Alergia a los Alimentos y la Anafilaxia de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI, por sus siglas en inglés), en torno a un 3% de la población española (1.330.000 personas) padece alergia a alimentos y, el mismo organismo indica que la evitación de alimentos puede generar efectos adversos físicos para las personas, ya que se pueden producir desequilibrios dietéticos.

Además, según el informe Alergológica 2015 de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), la alergia a las frutas ha aumentado un 34% en 10 años, convirtiéndose en la causa más frecuente de alergia a alimentos en nuestro país, seguida de los frutos secos. En dicho informe, se indica que casi el 60% de las reacciones alérgicas inducidas por frutas se debe a una proteína transportadora de lípidos llamada LTP, que se encuentra en el reino vegetal. 

Esta proteína se caracteriza por su alta resistencia a las enzimas digestivas y al aumento de temperatura, por lo que adquiere la capacidad de sensibilizar directamente por vía digestiva. Una de las primeras frutas con las que se describieron los síntomas fue el melocotón.

Las reacciones alérgicas producidas por LTP son normalmente sistémicas y graves —síntomas gastrointestinales, náuseas, vómitos y diarrea, urticaria generalizada o por contacto y también asma grave e incluso anafilaxia—. En concreto, la alergia a alimentos, es una de las causas más frecuentes de anafilaxia. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los síntomas sistémicos son precedidos del síndrome de alergia oral (SAO), caracterizado por síntomas localizados en boca y garganta como cosquilleo, hormigueo e inflamación de labios, irritación de garganta.

Tratamiento de las alergias alimentarias

Para tratar las alergias a las LTP, hasta hace poco tiempo, en alergología, la única recomendación disponible era la evitación de los alérgenos responsables de la dieta, a pesar de que, para los pacientes y su entorno, esta medida supone un trastorno psicosocial, además de un posible déficit nutricional en aquellos casos en los que hay varios grupos de alimentos implicados. Otra de las sugerencias que hacen los alergólogos es la inmunoterapia sublingual específica, indicada en general en la alergia al melocotón, frutas rosáceas y otros alimentos de origen vegetal.

“En las enfermedades alérgicas es clave el  correcto diagnóstico y tratamiento realizado por un especialista en alergología y es una obligación legal la concienciación por parte de los profesionales de la alimentación y hostelería para un correcto etiquetado de los alimentos y de la manipulación de éstos para evitar reacciones accidentales”, ha afirmado la presidenta del Comité de Alimentos, Mónica Antón.

Para más información relacionada con las alergias se puede consultar la siguiente web.

FUENTE: ALK-Abelló

Los alimentos pueden tener fecha de caducidad o fecha de consumo preferente. Los primeros pueden ser perjudiciales para nuestra salud si los consumimos fuera de fecha, los segundos no ponen en peligro la misma. ¿Pero, cuales son?

Esta mañana mi hija mayor iba a desayunar tostadas de pan de molde y al coger el paquete ha visto que la fecha de consumo preferente era de hace varios días. Yo le he dicho que no pasaba nada por que se comiese el pan unos días más tarde , pero después, me ha asaltado la duda de si lo que le estaba diciendo estaba bien o no.

Por eso me he zambullido en Internet primero, para saber la diferencia que hay entre fecha de caducidad y consumo preferente, y segundo, para conocer los alimentos que son seguros para el consumo aunque su fecha ya haya cumplido.

La fecha de caducidad indica cuándo un alimento deja de ser seguro para el consumo desde el punto de vista sanitario. A partir de esa fecha el producto no se debe ingerir. Se utiliza en productos muy perecederos como carnes, pescados, productos al vacío o pasteurizados.


La fecha de consumo preferente, por el contrario, indica hasta qué fecha el alimento mantiene intactas sus propiedades, siempre y cuando el envase no se haya abierto. A partir de esa fecha, el producto empieza a perder algunas de sus cualidades físicas, pero su consumo sigue siendo seguro.

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) nos ofrece la lista de los diez alimentos con fecha de consumo preferente que no suponen ningún problema para nuestra salud si se consumen fuera de fecha mientras no estén abiertos ni presenten envases cuyo deterioro sea evidente. El sabor que puedan tener puede o no variar dependiendo del producto pero

No hay problema por consumir estos 10 alimentos con fecha de consumo preferente días o semanas después, mientras no estén abiertos ni presenten signos de estar deteriorados. Eso sí, puede que tengan peor sabor o textura:

Yogures.

Pan de molde.

Patatas fritas y frutos secos.

Bollos y galletas.

Refrescos y alcohol.

Pastas, arroces y legumbres.

Mermelada y mantequilla.

Embutidos y quesos curados.

Sopas y salsas de sobre.

Envases de tomate.

Por otro lado, hay alimentos que no llevan ni fecha de caducidad ni fecha de consumo preferente, como por ejemplo: las bebidas alcohólicas con una graduación superior a un 10% del volumen; frutas y hortlizas fresca; pan y bollería de consumo en 24 horas, vinagre, sal, azúcar, chicles… Eso no quita que se estropeen al cabo del tiempo, pero no tienen obligación de llevar una fecha de caducidad.

Fuente: OCU.

Agendas especiales, estuches, tarjetas, velas, packs especiales, tazas, y este año además, artículos de escritorio, y sus nuevas propuestas como tatoos, botellas térmicas, felpudos, artículos de viaje, llaveros o colgantes completan la oferta de Tantanfan, la marca de merchandising de los ilustradores de moda.

La Vecina Rubia, Moderna de Pueblo, Defreds o Maria Hesse son algunos de los diseñadores que han participado en la confección de todos estos productos escolares para mayores y pequeños que harán las delicias de los amantes de estos diseños frescos y divertidos. Podeís adquirir los productos en su tienda online o en papelerías, centros comerciales y tiendas de regalos.

Y para que os resulten imprescindibles aquí os dejamos una pequeña muestra de sus productos:

Felpudo de entrada decorada con frase de Defreds
Botella Termo de La Vecina Rubia
Estuche de peluche de Lyona

Esta vacuna cubre cuatro tipos de la bacteria del meningococo (A, C, W e Y), incluyéndose en el Calendario de Vacunación infantil para administrarla a los 12 años de edad.

Desde el pasado 24 de julio la Comunidad de Madrid ha empezado a administrar la vacuna contra la meningitis ACWY. La tetravalente sustituye a la actual vacuna contra la meningitis C y la Comunidad de Madrid ya ha adquirido unas 100.000 dosis para comenzar la campaña de vacunación

Con el fin de lograr unas coberturas elevadas de vacunación, se avisará telefónicamente y de manera progresiva a las personas incluidas en este grupo de población para que acudan a su centro de salud a vacunarse.

Hasta ahora el Sistema Nacional de Vacunación financiaba la vacunación contra el Meningococo C a los 4 meses, 12 meses y 12 años y de venta libre podemos encontrar vacunas como Bexsero contra el Meningococo B a partir de los 2 o 3 meses o Nimenrix indicada para inmunizar a niños a partir de 6 semanas de edad frente a la enfermedad meningocócica invasiva de los grupos A, C, W-135 .

Pero en los últimos años el rápido aumento de casos de meningitis W e Y ha hecho que el Ministerio de Sanidad haya decidido sustituir la dosis de Meningococo C que estaba pautada en el calendario de vacunación a los 12 años por una vacuna tetravalente que además del C incluye el A, W e Y ( grupos que ya incluía la vacuna Nimenrix).

El hecho de que se haga a los 12 años es porque se considera que los adolescentes entre 12 y 18 años como grupo de riesgo.

CALENDARIO DE VACUNACIÓN 2019

¿No os pasa que cuando los niños están aburridos rápidamente nos piden, o cogen, los móviles? Una mamá, harta de esto, ha ideado Kietoparao, un nuevo sistema para entretener a los niños.

Seguro que estáis familiarizados con estas situaciones: ir de viaje en el coche, salir a cenar a un restaurante o incluso bajar al parque y de pronto los niños dicen que se aburren.

Mis hijos, por ejemplo, no saben divertirse solos e inventarse juegos como nosotros hacíamos de pequeños, y rápidamente acuden al móvil o a la tablet cuando se aburren. Yo intento que no estén mucho tiempo con ella, pero a veces reconozco que a veces se la dejo para que me dejen trabajar.

Por eso esta idea del kit Kietoparao me parece fenomenal para esos momentos en los que están aburridos y no saben lo que hacer.

Os explico un poco cómo funciona. El kit viene en un pequeño bolsito, muy mono por cierto, que podemos llevar a todas partes: por ejemplo si vamos a ir a comer o a cenar fuera, o en el coche durante un viaje.

En este pequeño bolsito caben más de 20 juegos educativos

Una vez que abrimos el pequeño bolsito encontramos más de 20 juegos educativos entre los que se pueden encontrar el parchís, juegos de memoria, dominó, origami, el juego de la oca.. lo que garantiza que estarán entretenidos durante un buen rato. Lo bueno es que vienen juegos para diferentes edades: por ejemplo, mis hijos y sus primos han estado jugando todos juntos y mientras los más pequeños dibujaban con una libreta y jugaban al juego de la oca los más mayores jugaban con los sticks a hacer figuras y con el dominó.

Para mi lo mejor que ocupa muy poco espacio y que caben muchísimos juegos con los que tienen que pensar y además se divierten. Si queréis más información podéis echarle un vistazo a su página https://kietoparao.com/ dónde encontraréis mucha más información.

Comprobamos “in situ” cómo se fabrican los caldos de esta marca y certificamos la calidad de los productos utilizados en el proceso

Cuando desde Aneto nos invitaron a conocer su fábrica no me lo pensé dos veces: me encantan los programas de televisión que muestran las fábricas de comida, y además es un tema que me interesa mucho, ya que suelo desconfiar de los productos que se anuncian con reclamos como: natural, biológico, artesano o cualquier otro tipo de adjetivo que me haga creer que ese producto es mejor que otro.

Así que por fin iba a poder visitar la fábrica de Aneto, unos caldos que, por el precio que tienen, tenían que tener muy justificada la calidad.

Lo primero que me sorprendió al llegar a la fábrica fue lo “pequeña” que me pareció. Creí que Aneto contaba con una fábrica enorme y me encontré con una fábrica de tamaño mediano en un pueblecito cerca de Sabadell.

Al entrar a las instalaciones sorprende que tanto la entrada como las oficinas te remontan a los años 80. Nada de robots, ordenadores de última generación o mobiliario moderno. Parecía que estábamos como en casa.

Al llegar nos habían preparado un cartel de bienvenida

Íbamos cinco blogs invitados: La cocina de Masito, La cocina del Sur, Ona Little Bee y Saltanto la dieta

Antes de ver cómo se hace el caldo, que era realmente lo que nos interesaba, nos explicaron cómo surgió la idea de los caldos Aneto. En un primer momento la fábrica era de jamones, pero al no vender la producción decidieron reinventarse y así crearon el primer caldo de Jamón. Posteriormente fueron añadiendo variedades hasta llegar a las 27 que tienen hoy en día.

Dos de las últimas variedades de caldos Aneto: de cocido madrileño y de escudella, que solo se venden en los lugares de dónde son típicos estos platos

Una vez conocidos los inicios de la fábrica nos disponemos a bajar al lugar dónde se hace el caldo. Me hubiera gustado grabar en directo el proceso, pero por cuestiones de seguridad e higiene no nos dejaron llevar los móviles.

Llegamos a la zona en la que cinco grandes ollas están haciendo el caldo: hoy toda caldo de pollo, la variedad que más se vende.

Lo que más me llama la atención es la calidad de los productos que utilizan. Podemos ver una olla preparada para el caldo con todas las verduras y cuartos de pollo (de corral) preparados para ser cocinados. Los ingredientes son muy frescos y eso lo comprobaremos posteriormente cuando pasemos a la zona de cortado de verduras.

Comprobamos la calidad de los ingredientes utilizados para los caldos. Foto cedida por Aneto

Cada día se cocinan caldos diferentes, después de someter a las ollas a un lavado de precisión, por lo que así se aseguran de que los caldos no tienen trazas. Esto es muy importante para las personas alérgicas, y en el caso de los niños somos muchas madres preocupadas por este tema. En la fábrica se cocinan caldos que pueden tener alimentos que provoquen alergia como el pescado, marisco o legumbres entre otros. Pero el cocinar solo un tipo de caldo cada vez y el lavado de las ollas posterior, garantiza que no se queda ninguna sustancia en el caldo que se cocinará posteriormente.

Tras ver como se cocinan los caldos (durante tres horas), pasamos a la zona dónde se cortan las verduras en la que encontramos a dos chicos cortando puerros a mano. No creo que todas las verduras se corten así, pero si que hasta lo que llevamos visto el proceso es muy artesanal.

Nos enseñan luego una parte de la fábrica dónde están los hornos en los que meten el pescado, del caldo de pescado, y la carne,del caldo de Navidad, para asarla antes cocerla y así darle un sabor característico.

Por último, pasamos a la zona dónde el caldo se envasa, mediante un proceso de uperización (igual al de la leche que compramos en el tetra brick), y que permite que el caldo se conserve por mucho tiempo de una manera óptima.

El caldo no lleva nada más: solo los ingredientes naturales que indican en el envase: ni colorantes, ni conservantes, ni polvitos: todo natural 100%.

Cocinar con caldo

Una vez visitada la fábrica nos dispusimos a comer, y que mejor que hacerlo con recetas elaboradas con caldos Aneto y con las verduras y carne que se ha cocinado en el proceso.

Uno de los platos, que nunca había probado y me encantó fue la escudella, un plato típico catalán hecho con caldo, pasta en forma de concha y una bolita de carne picada dentro. La verdad es que me sorprendió muchísimo lo rico que estaba, puesto que hasta ese momento había asociado los caldos de tetra brick con sabores insulsos y repletos de sustancias.

Escudella catalana hecha con caldo de esa variedad

Por último nos llevaron a los huertos (situados a unos pocos kilómetros) donde se cultivan algunas de las verduras con las que hacen los caldos y pudimos comprobar de nuevo cómo los ingredientes son frescos y naturales.

Los blogs invitados: La cocina de Masito, Ona little Bee, La cocina del sur, Saltando la dieta y Trucos de mamás en la cocina de empleados de Aneto

Yo era muy reacia a comprar este tipo de caldos y los hacía yo misma, pero viendo como se hacen tengo plena confianza en estar dando a mi familia caldo casero como el que pueda hacer yo.

¿Y el precio?

Seguro que muchos de vosotros, como me pasa a mi, también veréis como los caldos de Aneto tienen un precio muy superior a otro tipo de caldos que existen en el mercado, pero claro, después de ver la materia prima con los que lo hacen lo entiendo. Después de estar en la fábrica me es muy difícil comprar otro caldo y de hecho fuí el otro día al supermercado a comprar el de cocido y el de fideuá. Comparando precios es caro, pero realmente me puse a echar cuentas de los ingredientes que utilizo, el tiempo y el fuego y al final me sale más o menos igual.